Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

podrá generar hasta cien imágenes diarias de alta resolución

Despega con éxito Paz, el primer satélite español de observación de la Tierra

Paz, el primer satélite español de observación de la Tierra, ha despegado con éxito desde la base aérea militar de Vandenberg (California, EE.UU.) a bordo de un cohete Falcon 9 de la compañía SpaceX para iniciar una misión con fines tanto militares como civiles.

EFE | Madrid | 22/02/2018

Diez preguntas sobre PAZ el primer satelite radar espanol

Diez preguntas sobre PAZ el primer satelite radar espanol / Sinc

El lanzamiento de Paz se produjo a las 06.17 hora local (14.17 GMT) desde esta instalación militar situada 250 kilómetros al noroeste de Los Ángeles, y cerró así una mala racha de infortunios y aplazamientos, que solo en la última semana, ya fuera por cuestiones

técnicas o meteorológicas, había llevado a retrasar el despegue del dispositivo en tres ocasiones (17, 18 y 21 de febrero).

SpaceX confirmó que la secuencia prevista de lanzamiento, incluyendo la separación de sus partes o etapas y el despliegue de Paz, se desarrolló con éxito, aunque posteriormente será Hisdesat, la propietaria, operadora y explotadora de Paz, quien tenga que confirmar si el satélite funciona de manera correcta.

Desde España, en un acto organizado para seguir el lanzamiento en la sede del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, calificó la jornada de "histórica" para el país. "Entre todos, hemos dado un paso más para defender a la sociedad española y los valores que nos representan", indicó.

Según fuentes de Hisdesat, un centro ubicado en Alemania ya ha captado señal del satélite, lo que demuestra que Paz funciona correctamente por ahora. En los próximos cinco días se seguirá desde diferentes antenas su recorrido para testar "la salud" del satélite,

que estará completamente operativo en la segunda mitad de este año.

El guion hoy para el lanzamiento de Paz siguió los mismos pasos de este miércoles, cuando a tan solo diez minutos del despegue previsto se aplazó por los fuertes vientos de altura. En un frío amanecer de Vandenberg, con temperaturas bordeando los valores negativos, responsables de la base militar y de SpaceX, junto a los periodistas desplazados, presenciaron la cuenta atrás y el despegue del cohete desde un descampado de la instalación militar cercano al océano Pacífico.

Aproximadamente dos minutos y medio después de que comenzara el vuelo, la primera y la segunda partes del Falcon 9 se separaron. La primera del Falcon 9 ya había sido empleada en una misión que tuvo lugar en agosto de 2017, cuando se puso en órbita el satélite taiwanés de observación Formosat-5. En torno a once minutos tras el despegue del cohete, el satélite Paz fue desplegado con éxito en la órbita baja terrestre.

Paz es el primer satélite español de observación, ya que los que hasta ahora se encontraban en el espacio son de telecomunicaciones, y con este dispositivo España se une a Alemania e Italia como los únicos países europeos con un satélite de esta naturaleza. Entre los usos militares y civiles de Paz destacan, por ejemplo, las aplicaciones de inteligencia, cartografía, control fronterizo, evaluación de catástrofes naturales, urbanismo y planificación del territorio, observación del medioambiente y otros propósitos científicos.

Paz podrá generar hasta cien imágenes diarias de alta resolución que, gracias a la tecnología radar, podrán ser captadas en cualquier momento del día sin depender de la luz del Sol o de las condiciones atmosféricas. El satélite pesa unos 1.400 kilogramos, mide 5 metros de altura por 2,4 metros de diámetro, y está configurado para poder dar 15 vueltas diarias a la Tierra a una altura de 514 kilómetros.

Paz se diseñó para una vida útil de 5 años y medio, y en este proyecto, que ha costado 160 millones de euros, se han involucrado quince empresas y tres universidades españolas. Paz comenzó a gestarse en 2007 y sufrió un notable revés en 2015 cuando su lanzamiento, previsto con un lanzador del consorcio ruso Kosmotras, se pospuso debido al conflicto entre Rusia y Ucrania a causa de Crimea.

El satélite Paz -junto al satélite óptico de uso civil Ingenio, aún por lanzar- está incluido en el Programa Nacional de Observación de la Tierra del Gobierno español. Lompoc, situada a unos diez kilómetros de la base de Vandenberg y con alrededor de 43.000 habitantes, es la ciudad más cercana a esta instalación militar y aeronáutica, cuyo peso e influencia se dejan notar en la población.