Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

una mandíbula superior con varios dientes

Descubren en Israel el fósil humano más antiguo de fuera de África

Un gran equipo de investigación internacional, dirigido por Israel Hershkovitz, de la Universidad de Tel Aviv, en Israel, y Rolf Quam, de la Universidad de Binghamton y la Universidad Estatal de Nueva York, Estados Unidos, ha descubierto el fósil humano más antiguo que se haya encontrado fuera de África. El hallazgo sugiere que los humanos modernos abandonaron el continente al menos 50.000 años antes de lo que se pensaba.

Europa Press | Madrid | 26/01/2018

La mandíbula de Misliya

La mandíbula de Misliya / EFE

"Misliya es un descubrimiento emocionante -dice el coautor del estudio Rolf Quam, profesor de Antropología de la Universidad de Binghamton-. Proporciona la evidencia más clara hasta el momento de que nuestros antepasados emigraron de África mucho antes de lo que creíamos. También significa que los humanos modernos potencialmente se encontraron e interactuaron durante un periodo de tiempo más largo con otros grupos humanos arcaicos, brindando más oportunidades para la cultura e intercambios biológicos".

El fósil, una mandíbula superior con varios dientes, se encontró en un sitio llamado Misliya Cave, en Israel, uno de varios sitios de cuevas prehistóricas ubicadas en el Monte Carmelo. Varias técnicas de datación aplicadas a materiales arqueológicos y el propio fósil sugieren que la mandíbula tiene entre 175.000 y 200.000 años de antigüedad, lo que hace retroceder la migración humana moderna fuera de África al menos 50.000 años.

Los investigadores analizaron los restos fósiles basándose en escaneos microCT y modelos virtuales en 3D y lo compararon con otros fósiles de homínidos de África, Europa y Asia. "Aunque todos los detalles anatómicos en el fósil de Misliya son totalmente consistentes con los humanos modernos, algunas características también se encuentran en los neandertales y otros grupos humanos", explica Quam, profesor asociado de Antropología en Binghamton.

Hábiles cazadores que controlaban la producción de fuego

"Uno de los desafíos en este estudio fue identificar las características en Misliya que se encuentran solo en los humanos modernos. Estas son las características que proporcionan la señal más clara de qué especie representa el fósil Misliya", añade. La evidencia arqueológica revela que los habitantes de la cueva Misliya eran hábiles cazadores de especies de caza mayor, controlaban la producción de fuego y estaban asociados con un kit de herramientas de piedra del Paleolítico Medio Temprano, similar al encontrado con los primeros humanos modernos en África.

Mientras que los fósiles más antiguos de humanos modernos se han encontrado en África, el momento y las rutas de la migración humana moderna fuera de África son cuestiones clave para entender la evolución de nuestra propia especie, según los investigadores. La región de Oriente Medio representa un importante corredor para las migraciones de homínidos durante el Pleistoceno y ha sido ocupada en diferentes momentos tanto por humanos modernos como por neandertales.

Este nuevo descubrimiento abre la puerta al reemplazo demográfico o la mezcla genética con poblaciones locales antes de lo que se pensaba, según Quam. De hecho, la evidencia de Misliya es consistente con las sugerencias recientes basadas en el ADN antiguo de una migración anterior, antes de hace 220.000 años, de humanos modernos fuera de África. Varios descubrimientos arqueológicos y fósiles recientes en Asia también están retrasando la primera aparición de humanos modernos en la región y, por implicación, la migración fuera de África.