Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

plantean una función para terminar con estos efectos

Apple admite que ralentiza intencionadamente los iPhone debido al envejecimiento de la baterías

Tras los apagones repentinos se extendieron entre los iPhones a finales de 2016, la compañía ha anunciado que ralentiza el terminal cuando las baterías tienen problemas para suministrar la energía demandada. Para suavizar estos efectos han lanzado una nueva función.

Agencias | Madrid | 21/12/2017

iPhone

iPhone / Agencias

La compañía de la manzana admite haber tomado medidas para reducir el rendimiento de sus teléfonos más antiguos. Primate Labs, una empresa que ha creado un software para medir la velocidad del procesador de los iPhone, publicó esta semana los resultados de sus análisis y mostraban un peor rendimiento en los modelos iPhone 6 y 7 a medida que envejecían.

Este miércoles, Apple reconoció que cuando las baterías tienen problemas para suministrar la energía que demanda el procesador, la empresa reduce la corriente, lo que puede realentizar el terminal.

Las baterías de iones de litio, no sólo las que se encuentran en los productos de Apple, se degradan y tienen problemas para suministrar energía a medida que envejecen y acumulan ciclos de carga, confirma Apple. También puede ocurrir cuando las baterías están frías o bajas de carga.

"El año pasado lanzamos una función para iPhone 6, iPhone 6s y iPhone SE para suavizar estos efectos sólo cuando sea necesario para evitar que el dispositivo se apague inesperadamente", aclara la compañía y añade, "Ahora hemos ampliado esta función al iPhone 7 con iOS 11.2, y planeamos añadir soporte para otros productos en el futuro".

Cuando el procesador de un iPhone hace un gran consumo de la corriente de una batería que se está agotando, ésta envía la corriente en picos, lo que puede dañar la electrónica del teléfono. Como resultado, los iPhone se apagaban repentinamente para proteger el procesador.

Los apagones repentinos se extendieron entre los iPhones a finales de 2016, obligando a Apple a proporcionar una solución al problema mediante una actualización de software que como resultado ha dado teléfonos que se ralentizan cuando la batería es vieja, está fría o baja de carga.

La solución, reemplazar la batería del teléfono. Apple cobra 89 euros por el reemplazo de las baterías fuera de garantía.