Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

"DESENLACE INMINENTE"

El Alzhéimer, la última batalla de Adolfo Suárez

"Llevo más de once años preparándome para esto" ha dicho el primógenito de Adolfo Suárez en la rueda de prensa en la que ha informado de que el desenlace del [[LINK:INTERNO||||||estado de salud de su padre es "inminente]]". El presidente que abrió las puertas a la democracia comenzó su batalla más dura en 2003, cuando los médicos le diagnosticaron Alzehimer.

EFE |  Madrid |  21/03/2014

El alzhéimer, una enfermedad neurodegenerativa que no se cura y cuya causa se desconoce, se convirtió en el último gran reto de Adolfo Suárez y nubló su mente hasta convertir sus últimos años de vida en una página en blanco.

Esta enfermedad neurológica se caracteriza por el deterioro progresivo de las facultades físicas y mentales de quienes la padecen. Sus primeros síntomas son fallos esporádicos en la memoria y desorientación temporal y espacial. En una segunda fase, el enfermo pierde fluidez en el lenguaje y comienza a tener dificultades para realizar actividades cotidianas como vestirse o asearse.

En su fase más avanzada, la incapacidad es profunda y el paciente no puede valerse por sí solo. Desde que se diagnostica hasta el fallecimiento pueden pasar entre 10 y 15 años.

Este mal debe su nombre al neurólogo alemán Alois Alzheimer, quien lo describió por primera vez en 1906, después de estudiar el caso de una mujer de 55 años con demencia grave y, tras su muerte, examinar su cerebro, en el que encontró placas y estructuras fibrosas entre las células nerviosas.