Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

ROSARIO LAMELA I PREMIO MUJER LA RIOJA 2019

La autora de los “Cuadernos Lamela” ha sido la elegida entre más de 40 candidaturas

La docente es la autora de los “Cuadernos Lamela”, con los que han aprendido a escribir tantas generaciones. Experta en dislexia, nunca ha dejado de estudiar y, con 84 años, acaba de idear “la canción de las vocales” para aprender a leer con 6 cartones.

Al galardón se han recibido más de 40 candidaturas de forma anónima.

Onda Cero La Rioja
  Logroño | 05/11/2019
Cuaderno Cuadrovía Lamela

Cuaderno Cuadrovía Lamela / Lamela

Onda Cero La Rioja entregará el próximo jueves, 14 de mayo, su I Premio Mujer La Rioja a la docente Rosario Lamela Novajas, autora de los famosos “Cuadernos Lamela”, con los que han aprendido a escribir numerosas generaciones de estudiantes.

Rosario, navarra de 84 años, lleva casi toda la vida residiendo en La Rioja. No tuvo una infancia fácil porque a los 16 años padeció la enfermedad de “Corea”, que le afectó por completo a los nervios y a la memoria. Fue con 32 años, y ya siendo madre, cuando gracias a su afán por ser maestra, y con enorme esfuerzo, en tan solo un año aprobó 3º y 4º de Magisterio, así como la reválida y las oposiciones.

Fue una mujer pionera en los años 70. Gran experta en dislexia, su enorme preocupación por los errores que cometían los niños al escribir, unido a que “tenía una letra desastrosa, que ni los niños, ni yo misma entendía”, le llevaron a idear lo que ella denomina como “el tacatá de la enseñanza de la escritura”, que es la Cuadrovía Lamela: “Las primeras hojas las realicé en una hoja en blanco y con la ayuda de una regla y un lapicero `fabricaba´las hojas con la `cuadrovía´ que al día siguiente entregaría a mis alumnos. En el margen y entre las dos líneas, les dibujaba la imagen de un trenecito y aún recuerdo mis lágrimas cuando comprobé los grandes cambios en la escritura de mis niños y niñas, animándolos a la escritura con la frase motivadora: ¡empezamos en el tren y sin salirnos de la vía!”.