DEUSTOBAROMETRO

Los vascos afrontan la crisis reduciendo en calefacción y luz

La subida de los precios, la alta inflación y el coste de la vida se posicionan como los principales problemas para casi el 50% de los vascos, que se han recuperado del "impacto emocional" de la pandemia de la covid-19, que desaparece de la lista de sus preocupaciones.

Onda Cero Bilbao

Bilbao | 24.06.2022 14:59

Calefacción
Calefacción | Nova Life

El coste de la energía, la subida imparable de los precios, la inflación, la guerra en Ucrania. Los acontecimientos de los últimos meses no dan tregua a la ciudadanía. Y, como consecuencia, los problemas relacionados con la economía y los precios se sitúan como la principal preocupación de los vascos, desplazando a la pandemia después de dos años, tal y como refleja el último estudio del Deustobarómetro.

Sueldos congelados

A esta situación, con una inflación que se sitúa en torno al 8%, hay que sumarle que el 90% de los vascos reconoce que su sueldo no ha aumentado en los últimos seis meses. Y no solo eso. Uno de cada tres afirma que ha empeorado su capacidad para reclamar mejoras en sus condiciones laborales, en un momento en el que están en marcha varias reivindicaciones laborales en Euskadi para renegociar convenios colectivos. Estos días está habiendo huelgas en el sector del metal, en la hostelería, en los comercios…

El dato llamativo de la reducción en el uso de la calefacción se produjo, además, antes de que estallase una guerra en suelo europeo. El impacto de la invasión de Ucrania por parte de Rusia añade al panorama descrito hasta ahora unos tintes de pesimismo. Por ejemplo, dos de cada tres vascos creen que va a tener un impacto «negativo y duradero» tanto en la economía europea como en la española. El porcentaje es ligeramente menor en cuanto a la economía vasca (56,2%) y cae por debajo del 50% cuando se pregunta por el impacto en la economía doméstica. En cuanto a la guerra, la mayoría de los vascos aprueba el envío de armas defensivas, pero no ofensivas. Tampoco son partidarios de enviar tropas ni de aumentar el gasto en defensa.

El estudio también dibuja una sociedad vasca cada vez más solidaria con los que llegan de fuera , una amplia mayoría apoya que las personas migrantes, estén o no regularizadas, accedan a la sanidad y la educación, razonablemente satisfecha con el funcionamiento de sus instituciones y los servicios públicos y que valora mejor la democracia en Euskadi que en España.

Aunque si se amplía el foco y se pregunta por cuestiones globales, los vascos se muestran más preocupados por la posibilidad de un conflicto armado a gran escala y por una deriva autoritaria a nivel mundial. El incremento del autoritarismo en el mundo (21%) y el deterioro de la democracia en el mundo (20%) juntos suponen el segundo problema que más preocupa a la ciudadanía vasca en lo que se refiere a los problemas globales.