Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

MURCIA

Constatan niveles muy elevados de radiación junto a un colegio de la Sierra Minera

El investigador José Matías Peñas ha comprobado con un medidor Geiger que las escorias de fundición de plomo que hay junto al colegio de Educación Especial, Enrique Viviente de La Unión, emiten radiación ionizante equivalente a una radiografía de tórax por hora. Ha constando hasta 0,48 microsievert/ hora de dosis de raioactividad cuando no debería superar los 0,07 microsievert/hora según el Fondo Radiológico natural.

El 27 de marzo de 2019, Matías Peñas denunció el caso ante el Consejo de Seguridad Nuclear, ante la Dirección General de Medio Ambiente y ante el juzgado de Instrucción número 2 de Cartagena que archivó sin ordenar ningún tipo de diligencia. El archivo judicial ha sido recurrido por Matías Peñas ante la Audiencia Provincial.

En abril de 2019, el Consejo de Seguridad Nuclear envió a la Dirección General de Medio Ambiente (entonces en manos de Javier Celdrán) un requerimiento donde le solicitó una serie de informaciones relativas a la antigua instalación de plomo El Porvenir.

Tras una denuncia del edafólogo, José Matías Peñas, el CSN advirtió a la Comunidad Autónoma de que “tanto la propia actividad de fundición desarrollada en el pasado, como el acopio de residuos en la parcela, podrían ser causa en el entorno de un impacto radiológico significativo desde el punto de vista de la protección radiológica”. El CSN recordó que, como “autoridad competente”, la Consejería de Medio Ambiente “debía establecer las medidas de control oportunas en función de los riesgos que entrañe la exposición”.

Fuentes de la consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente informaron a Onda Cero que la empresa Portman Golf no respondía a los requerimientos de la CARM de sellado y confinamiento de los residuos radioactivos como propietarios de los terrenos que son. Según la consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente, la empresa Portman Golf también debía encargarse de realizar las mediciones del nivel de exposición radiológica.

El departamento de protección radiológica ambiental del Consejo de Seguridad Nuclear pidió a la CARM que informase de las comprobaciones in situ que pudieran tener previstas, además de disponer de una caracterización radiológica y de distintas medidas de radioactividad ambiental en el colegio de educación especial “Enrique Viviente y en el instituto de enseñanza secundaria “Sierra Minera” próximos a la parcela donde estaba ubicada la fundición de plomo El Porvenir, pero no consta que el CSN haya recibido información alguna por parte de la CARM. Peñas Castejón asegura que “nadie ha realizado mediciones desde entonces” y añade que “junto a la radiación existe una concentración de plomo en suelo de 20.000 miligramos por kilo.

En abril del pasado años, la Asociación Profesional de Técnicos en Seguridad Nuclear y Protección Radiológica (Astecsn) destacó la relevancia de la denuncia realizada por el especialista en suelos Peñas Castejón. Y advirtió de la ausencia de un inventario nacional sobre suelos afectados por residuos de la fundición de plomo y acerca de la toxicidad de estos.

El alcalde de La Unión, Pedro López (PSOE) ha dicho que sin entrar a cuestionar las investigaciones de Peñas Castejón considera que “hay que ser más prudente y menos alarmista porque ese problema existe en La Unión desde hace 30 ó 50 años”. López pide soluciones globales para toda la sierra minera.

Desde la consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente han informado a Onda Cero de que "todas las actuaciones relativas al entorno del colegio son competencia de la Dirección General de Minas". No obstante, dicen, desde Medioambiente, “ya que el ayuntamiento de La Unión no lo ha realizado”, van a llevar a cabo en los próximos días unos sondeos para comprobar si existe contaminación en el terreno y en función del resultado se determinará si es necesario realizar el análisis de riesgos, “que también será competencia del ayuntamiento". "En caso de que el consistorio unionense no quiera realizarlo, la consejería abrirá un expediente para llevar a cabo las actuaciones de forma subsidiaria" aseguran.