Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

El arrendador de la vivienda confirma que indicó a Arroyo que llamase a la Entidad Urbanística de Conservación

Noelia Arroyo:"Es falso que ningún empleado municipal haya hecho trabajo alguno en la casa donde vivo alquilada"

Los operarios que inspeccionaron el jardín de la vivienda en la que Noelia Arroyo vive alquilada, los mandó la Entidad Urbanística "para descartar la existencia de nidos de ratas en el interior de la parcela y confirmar que se trataba de un problema de la urbanización Santa Ana.

Rosa Roda
  Murcia | 16/09/2020
Ratas cazadas por Noelia Arroyo

Ratas cazadas por Noelia Arroyo / Onda Cero

Arroyo, que dentro ocho meses se convertirá en la alcaldesa de Cartagena en sustitución de Ana Belén Castejón, califica de "falsas y malintencionadas" las informaciones que han lanzado contra ella y que dicen que "usó jardineros municipales en su casa en plena cuarentena".

"Llamé a la Entidad Urbanística siguiendo en todo momentos las indicaciones del dueño de la vivienda en la que vivo alquilada ante la presencia de una plaga de ratas" explica Noelia Arroyo "ya que la entidad tiene firmado un contrato de servicios con una empresa precisamente para la vigilancia y control de roedores".

El arrendador de la vivienda presentó el pasado lunes un escrito ante la Junta Directiva de la Entidad Urbanística confirmando que sus inquilinos "se pusieron en contacto con la Entidad de Conservación para comunicar la presencia de ratas que provenían del exterior y solicitaron información de los servicios con los que cuenta la entidad para atender estas quejas vecinales y proceder a su erradicación, bien fuera responsabilidad de la entidad o del particular".

"Los operarios removieron plantas para comprobar si había algún nido dentro o si se trataba de una plaga exterior y finalmente confirmaron que las ratas habían entrado utilizando los árboles y plantas de la parcela por lo que tuve que volver a contactar con el dueño de la vivienda, mi arrendador, que me autorizó a podar los árboles dice Arroyo. El importe de la factura de la poda asciende a 120 euros "que he pagado de mi bolsillo" y añade "las ratas muertas las tuvimos que cazar mi marido y yo con trampas" asegura.

La vicealcaldesa de Cartagena subraya que "las informaciones contra ella no son inocentes" e informa de que "parten de una persona con historia en la Entidad de Conservación y evidentes afinidades políticas".

"En definitiva, como inquilina, seguí en todo momento las instrucciones del dueño de la casa, nunca he pedido un trato de favor y, cuando se ha determinado cuál era el problema, yo he contratado y pagado de mi bolsillo los trabajos correspondientes".

Arroyo subraya que "soy ajena a los problemas que pueda haber en la dirección de la entidad, pero creo que soy víctima de ellos".

Por último, Arroyo asegura que con los operarios que envió la entidad no tuvo más contacto que abrirles la puerta desde el interior de la casa por estar guardando cuarentena.