Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

"Para no repetir estrategias de huida hacia delante, la respuesta que requiere el Mar Menor ha de proyectarse sobre datos técnicos ciertos”.

El Ministerio de Transición Ecológica es contrario a seguir en la dinámica de actuar a final de tubería en el Mar Menor

El Ministerio de Transición Ecológica considera que “para dar una respuesta estructural adecuadamente dimensionada al Mar Menor y no repetir estrategias de huida hacia delante, ésta ha de proyectarse sobre datos técnicos ciertos”. El Ministerio de Transición Ecológica considera que es fundamental conocer el volumen exacto de descarga subterránea desde el acuífero cuyo estudio realiza la empresa Tragsa y tendrá terminado en marzo. Un avance del citado estudio estima que el volumen de descarga oscila entre los 5 y 13 hm3 al año.

Rosa Roda
  Murcia | 17/02/2020
Albujón

Albujón / Albujón

Fuentes del Ministerio de Transición Ecológica consultadas por Onda Cero también consideran importante detraer el agua contaminada con fertilizantes correspondiente a las 10.000 hectáreas de regadío ilegal que hay que excluir del sistema y determinar qué volumen de agua contaminada con fertilizantes saldría del circuito cuando el parlamento concluya la tramitación del Decreto Ley de Protección Integral del Mar Menor y sepamos si dejan fuera de regadío 500, 1000 ó 1500 metros desde la línea de costa.

“Con esos datos podremos tener un diagnóstico sobre si se está reequilibrando la capacidad de carga del sistema, o si ésta sigue siendo sobrepasada y en qué términos, y qué otra medidas habría que implementar en su caso” apuntan fuentes del Ministerio de Transición Ecológica contrarias a seguir en la dinámica de actuar a final de tubería “como parece pretender el gobierno de Murcia para eludir cualquier actuación en origen. Eso sería otra patada a ciegas hacia delante” dicen.

El Plan Vertido Cero que elaboró el gobierno de Rajoy y heredó el gobierno de Pedro Sánchez contempla dos actuaciones –la 5 y 6- por importe de casi 207 millones de euros de extracción directa de las aguas subterráneas para el drenaje del acuífero y aprovechamiento mediante pozos.

La declaración ambiental del plan vertido cero publicada el pasado mes de septiembre propone la intervención en el acuífero cuaternario mediante la extracción de un cierto volumen (se estima una extracción de 12 hm3 al año) mediante drenes próximos a la línea de costa con el Mar Menor, con dos objetivos: por un lado evitar la llegada masiva a la laguna de aguas ricas en nutrientes procedentes del acuífero y por otra la puesta a disposición de los usuarios del recurso para riego con garantía de calidad después de su tratamiento de desalobración. Los caudales extraídos se conducirían a dos plantas de tratamiento: El Mojón en la zona norte y Arco Sur en la zona sur, para la desalobración de los volúmenes transportados y desnitrificación del rechazo antes de su vertido mediante sendos emisarios submarinos, uno en cada planta de tratamiento.

Una actuación que el Ministerio de Transición Ecológica está repensando y para la que busca alternativas “verdes”. El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán declaró a Onda Cero el pasado mes de noviembre que están trabajando en un plan de infraestructuras verdes que estará disponible en próximamente y que sustituirá muchas de las obras de hormigón que contempla el actual Plan Vertido Cero. Morán considera contraproducente construir cien pozos de los que extraer 12hm3 de agua al año que una vez desalobrada y desnitrificada sería puesta a disposición de los regantes del Campo de Cartagena.

Las organizaciones ecologistas consideraron que esa medida “no solo no será efectiva, sino que acabará trasladando la contaminación al Mar Mediterráneo, donde se verterán, como mínimo, 2125 toneladas de nitratos al año”. “Es un proyecto temerario” advirtió la bióloga Julia Martínez “y difícilmente subvencionable desde Europa”.