Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

El letrado, descamisado y jadeando, llegó a tiempo de defender a su cliente

Investigado un abogado por circular a más de 200 km por hora porque llegaba tarde a un juicio

La Guardia Civil detuvo ayer en Yecla a un abogado al que persiguieron durante kilómetros por tierra y aire sin que detuviera su marcha porque llegaba tarde a un juicio. El letrado llegó jadeando y descamisado al juzgado donde defendió a su cliente para luego ser detenido y llevado al cuartelillo donde fue apercibido por los agentes.

Rosa Roda
  Murcia | 17/07/2019

Los vecinos de Yecla vieron asombrados como un helicóptero de la Guardia Civil sobrevolaba a baja altura el caso urbano con la evidente intención de perseguir a alguien que se movía por las calles de la localidad. Se trataba del conductor de un Volvo al que venían persiguiendo desde la autovía A-33 porque circulaba sobrepasando los 200 km/hora. El vehículo había entrado en el caso urbano y aunque diversas patrullas de la Benemérita y de la Policía Local habían sido alertadas y montaron un dispositivo, no lograron interceptarlo.

El helicóptero fue el único que no perdió de vista en todo momento el automóvil y los agentes vieron cómo el conductor dejaba el turismo mal aparcado en el vado de un garaje, bajaba del turismo y se adentraba corriendo en la zona de los juzgados de Yecla donde fue perdido de vista sin que los agentes del helicóptero supieran dónde se había escondido. Todos pensaron que se trataba de un delincuente.

Tres patrullas de la Policía Local llegaron al lugar donde había dejado mal aparcado el vehículo, comprobaron los datos del propietario -un vecino de Murcia- y si había alguna denuncia por sustracción, pero no constaba robo alguno. Simplemente, el abogado y dueño del turismo llegaba tarde a un juicio por un accidente de tráfico.

Durante la vista, el letrado tuvo que preguntar a dos agentes de la guardia civil por un atestado con el que no estaba de acuerdo. El juicio terminó y los agentes decidieron que entonces que les tocaba a ellos formular las preguntas. "Esto lo podemos hacer bien o mal de usted depende" le dijeron al abogado, que salió de los juzgados escoltado por los guardias civiles hasta el cuartelillo donde fue apercibido. El letrado deberá someterse a un juicio rápido, probablemente ante el mismo juez ante el que trabajó por la mañana para defender a su cliente. Lo más probable es que le retiren el carné de conducir y que pague la multa correspondiente si no tiene antecedentes.

El abogado ha asegurado a Onda Cero que se encuentra "molesto por la situación y arrepentido pero no avergonzado y subraya que su ímpetu en la defensa de sus clientes le llevó a actuar indebidamente". En un comunicado matiza que en ningún momento fue detenido por la Guardia Civil y que en el atestado se le cita en calidad de investigado. El letrado pide perdón pero considera que "en ningún caso fue una conducción caprichosa ni imprudente.Tenía una causa, justificada o no, pero en ningún caso caprichosa". Además, asegura que fue sometido a pruebas de alcohol y drogas dando negativo en todas ellas y rechaza que pusiera en peligro la vida de nadie pese a circular a 200 kilómetros por hora.