Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Cultura urbana de nivel en Vigo.

O Marisquiño rompre cifras: 125.000 personas y 12 millones de euros.

O Marisquiño se consolida ya como uno de los mejores festivales de cultura urbana de Europa.

Andrea L M Bernárdez | Vigo
| 10/08/2015

O Marisquiño cerró ayer sus puertas un año más, y ya van quince. Se rompieron las cifras, más de 125.000 personas abarrotaron la ciudad olívica desde el viernes que se reflejaron en el lleno total de los alojamientos low cost pero también en los hoteles cuatro estrellas. Carlos Domínguez cifraba que O Marisquiño había movido en Vigo unos doce millones de euros, un buen guiño para las instituciones viguesas y gallegas, que todavía están un poco reticentes a aumentar las subvenciones a este evento de cultura urbana, que se consolida ya como uno de los más importantes del mundo.

Este año, el 50% de los asistentes vienen de fuera de nuestra ciudad, de los cuales, más de 4000 extranjeros y unos 15.500 del resto de España a los que hay sumar los casi 45.000 asistentes que vinieron de otros puntos de Galicia; es evidente que no hay muchos más festivales que muevan a tanta gente en nuestra comunidad. Además, muchos de los que no pudieron venir siguieron por streaming el evento, miles de personas admiraron desde casa todos los trucos y hazañas de los 1500 participantes que albergó esta XV edición de O Marisquiño.

"Venimos por el skate, el vino y el pulpo" gritaba este aficionado de skate que venía desde Alicante. Precisamente en esta modalidad es donde hubo más nivel; en la categoría masculina destacó y sorprendió el francés Aurelien Giraud que con tan solo 17 años ganaba O Marisquiño XV; su colega Leticia Bufoni cumplió haciéndose con el primer puesto en la categoría femenina.

Por lo demás, un gran Marisquiño que parece ser que se quedará al menos tres años más en la ciudad olívica; así que solo nos queda decir: ¡larga vida a O Marisquiño!