Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Cultura

El artista ourensano José Antonio Miguez ilustra la búsqueda de la belleza a través de las matemáticas

La exposición "Métrica y espiritualidad" obras de José Antonio Miguez, se podrá visitar hasta el próximo 20 de octubre en la Sala de Exposiciones Afundación de Ourense

Óscar Gómez
 |  ourense | 12/09/2019
jose antonio miguez

jose antonio miguez / abanca

Afundación, la Obra Social de ABANCA, presenta en Ourense la exposición «Métrica y espiritualidad. Obras de José Antonio Miguez» de José Antonio Miguez, artista que utiliza el ordenador como herramienta artística para crear obras en las que desarrolla composiciones geométricas utilizando como punto de partida la secuencia de Fibonacci.

La muestra se podrá visitar en la Sala de Exposiciones Afundación (pl. Mayor, 4) hasta el próximo 20 de octubre, de lunes a viernes en horario de 17.30 a 20.30 h y sábados y domingos de 12.00 a 14.00 h y de 17.30 a 20.30 h.

«MÉTRICA Y ESPIRITUALIDAD. OBRAS DE JOSÉ ANTONIO MIGUEZ»

José Antonio Miguez es natural de Ourense. Licenciado en Ciencias Económicas y con un Master in International Management por la American Graduate School of International Management (Arizona), comenzó su trayectoria artística de manera autodidacta. Sus primeras composiciones, concebidas como mandalas, estaban animadas por un componente lúdico y expresaban significados simbólicos. Posteriormente, su formación profesional, ligada a las ciencias exactas, lo conduce al desarrollo de una investigación personal en torno a la búsqueda de la expresión de la belleza a partir del estudio de algunas de las leyes y principios universales que la determinan. Es así como decide tomar como base para la creación de su obra artística la sucesión de Fibonacci.

Así, Miguez desarrolla composiciones geométricas utilizando esta serie como punto de partida para establecer una equivalencia entre la experiencia de paz y la expresión de la belleza, y basa su investigación plástica en la idea de la preexistencia de un sentido de la armonía, de la belleza que trasciende lo intelectual y lo cultural, que traduce en sus trabajos a través de la procura de la mayor simplicidad discursiva posible.

Utilizando el ordenador como herramienta artística, las composiciones de Miguez están dotadas de dinamismo y movimiento virtual, donde figura y fondo interactúan alternando sus roles, y las formas, expuestas a tensiones visuales, parecieran estar a punto de mutar.