SOCIEDAD

Un estudio de las ONGD revela la "ansiedad" de los jóvenes valencianos por la "falta de oportunidades"

Apuntan también a la "polarización" política y la amenaza del "autoritarismo"

Nuria Moreno

Valencia | 18.11.2022 14:34

Archivo - Un grupo de estudiantes, en una fotografía de archivo.
Archivo - Un grupo de estudiantes, en una fotografía de archivo. | Rober Solsona - Europa Press - Archivo

Los jóvenes valencianos que tienen entre 15 y 25 años perciben el sistema económico como el causante de los principales problemas globales, entre los que destaca el cambio climático como la realidad que más les preocupa, junto al aumento de la precariedad o el impacto del modo de vida en la salud mental.

Se trata de conclusiones que revela un estudio "pionero" de opinión 'Siempre se puede hacer algo. Estudio exploratorio sobre la opinión de la juventud valenciana en torno a la pobreza, la desigualdad y la cooperación internacional', impulsado por la Coordinadora Valenciana de ONGD y realizado por el antropólogo Ernesto García López.

"Los jóvenes miran con ansiedad y pesimismo la falta de oportunidades y de futuro", apunta el autor del informe. "No vislumbran salidas. El diagnóstico lo perciben, pero no ven alternativas ni cómo se pueden solucionar estos problemas", apunta.

RECOMENDACIONES

El informe incluye un apartado final con recomendaciones que realizan los jóvenes a las administraciones públicas y a las entidades sociales. "Piden que se incentive su participación en problemas locales, que se apueste por jóvenes hablando a jóvenes o que se amplíen los programas de educación para acercar el trabajo de las ONGD", explica Ernesto García López.

Entre las recomendaciones aparece también que haya más transparencia sobre el funcionamiento de las ONGD, el uso de los fondos y los efectos logrados, insistir en la idea de protagonismo juvenil frente a la noción del joven como víctima o beneficiario de acciones de cooperación, promocionar programas específicos de voluntariado joven con formatos híbridos e impulsar acciones que favorezcan la creación de hábitos de participación desde la infancia y tener mayor presencia de las ONGD en pueblos, barrios y territorios populares para que se vean como referentes locales.