INFORME CAIXABANK

CaixaBank registró un beneficio neto atribuido de 2.457 millones de euros hasta septiembre

Los sindicatos del sector financiero han vuelto a movilizarse, coincidiendo con la presentación de los resultados de Caixabank en los nueve primeros meses de 2022, para denunciar la situación de presión que están viviendo las plantillas de trabajadores.

Amparo Sánchez

València | 28.10.2022 14:53

CaixaBank France_643x397
CaixaBank France_643x397 | Economía Digital

CaixaBank ha registrado un beneficio neto atribuido de 2.457 millones de euros hasta septiembre, cerca de un 18% más respecto al mismo periodo del ejercicio anterior tal y como ha constatado la Comisión Nacional del Mercado de Valores. El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha presentado en València los resultados de la entidad en los nueve primeros meses de 2022.

Dicho balance contempla que el resultado contable aumenta un 21,5% sin incluir los efectos extraordinarios de la fusión; si se tienen en cuenta los impactos de la integración, que baja cerca de un 49% ya que el beneficio hasta septiembre de 2021 fue de 4.801 millones. Según ha detallado Gortázar la actividad comercial está en crecimiento lo que refleja que la entidad está en plena actividad.

Los recursos de clientes bajan a 612.504 millones, un 1,2% menos. En cuanto a la situación de las hipotecas recuerda que cuentan con una cartera hipotecaria de 125.000 millones, la mayor en España. El 60% de esas hipotecas, ha recordado el consejero delegado de CaixaBank, fueron firmadas antes del 2012 a tipo variable por ello confía en que ante la situación actual de los tipos no sea un problema su pago. Un tercio de la cartera de hipotecas se han concedido en los últimos siete años pero asegura que el 72 por ciento de ellas fueron concedidas a tipo fijo.

Movilización trabajadores

Los sindicatos del sector financiero han vuelto a movilizarse, coincidiendo con la presentación de los resultados de Caixabank, para denunciar la situación de presión que están viviendo las plantillas de trabajadores. Aseguran que están al límite de carga de trabajo, debido a las reducciones de plantilla que se han hecho en los últimos años, y que se está traduciendo en una peor atención a los clientes.

Exigen que las entidades bancarias recuperen la atención de proximidad a los clientes, atendiendo sus necesidades reales, y que los accionistas dejen de ser los protagonistas. Junto a las carencias de atención a los clientes insiste Llibre en que tiene que haber un cambio de rumbo puesto que los trabajadores se ven obligados a vender todo tipo de productos para compensar los bajos tipos de interés.