costará 592 millones

Adjudicadas las obras de la nueva terminal de la ampliación norte del puerto de València

La Autoridad Portuaria adjudica el contrato sin que los tribunales se hayan pronunciado en firme sobre la legalidad de las obras

Nacho Reig

València | 01.07.2024 12:15

Vista del puerto de València
Vista del puerto de València | Autoridad Portuaria de Valencia

El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) ha adjudicado este lunes en una reunión extraordinaria las obras de la nueva terminal prevista en los terrenos de la ampliación norte del puerto de València. El contrato ha sido adjudicado a una Unión Temporal de Empresas (UTE) integrada por tres constructoras: la valenciana Grupo Bertolín, Acciona y Jan de Nul. Su oferta ha sido valorada como la mejor de entre las cuatro que se habían presentado a la licitación.

Las obras durarán cuatro años y medio y costarán 592 millones de euros, casi 70 millones de euros menos que el precio de licitación. A esa cantidad habrá que añadir otros mil millones previstos por la naviera MSC, adjudicataria de la explotación de la terminal. Será la mayor inversión privada de la historia del sistema portuario español.

La nueva terminal permitirá casi duplicar la capacidad operativa actual del puerto de València, con una capacidad para albergar hasta cinco millones de contenedores. Tendrá una superficie de unas 137 hectáreas y casi dos mil metros de línea de atraque y dispondrá también un área de depósito totalmente automático y una terminal ferroviaria adyacente de seis vías de un kilómetro de longitud, que será la de mayor tamaño en España.

La nueva terminal de contenedores se ubicará en aguas abrigadas de la ampliación norte, cuyas obras finalizaron en 2012 y contará con diseño, tecnologías y equipamiento de última generación, además de una instalación totalmente electrificada que permita atender los grandes buques portacontenedores en servicio. La Autoridad Portuaria de Valencia encarga a la UTE ganadora la construcción de la infraestructura básica (dragado, muelle y relleno consolidado), mientras que la compañía TIL, de la naviera MSC, invertirá en la superestructura, instalaciones y material móvil.

La delegada del gobierno, Pilar Bernabé, ha destacado la magnitud de la actuación prevista:

La alcaldesa de València, María José Catalá, también ha mostrado su satisfacción por la noticia. Asegura que éste es un día histórico para la ciudad:

La adjudicación de las obras se ha producido a pesar de que la licitación está recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV). El pasado mes de marzo este órgano judicial rechazo suspender cautelarmente el proceso, tal y como le había pedido la Comissió Ciutat-Port, aunque aún no se ha pronunciado sobre la legalidad de las obras.

La entidad también mantiene abiertos otros procesos judiciales ante diferentes tribunales que cuestionan la evaluación ambiental (DIA) emitida en 2007 y el proyecto técnico. La plataforma de entidades considera que la declaración de impacto ambiental (DIA) podría estar caducada y reclama una nueva evaluación. La Comissió ha presentado una demanda de ejecución forzosa de la sentencia, ante la "inactividad" de los organismos afectados por la sentencia.