Onda Deportiva Valencia en Melodía FM

Hoy con Leleman venía pensando en... lo que hemos perdido

Editorial en Onda Deportiva Valencia 16/03/2021

ondacero.es

Valencia | 16.03.2021 16:28

Hoy con leleman venía pensando en… lo difícil que se está haciendo esta temporada para los valencianistas. Porque perder ante el vecino duele, pero duele aún más ver en que han convertido el Valencia.

No hace mucho repasaba las fotos de mi teléfono móvil en busca de una concreta de hace unos años. Para llegar a ella tuve que pasar infinidad de fotografías realizadas no solo en Mestalla sino también en otros muchos campos europeos. Me entró una nostalgia increíble. Nostalgia y rabia. Rabia de ver que lo que tuvimos y lo que perdimos. Y no, no hablo de Marcelino o de Mateu. No. Hablo de un Valencia entre los grandes y creciendo para acercarse lo más posible al Barcelona, Real Madrid o Atleti.

Manchester, Londres, Lille, Turin, Glasgow, Milán y… hasta Krasnodar. En esos campos el Valencia paseaba orgulloso su nombre. Y nosotros éramos felices. Hasta que un señor desde Singapur con la complicidad de un señor de Singapur en Valencia decidió apretar el botón de autodestrucción. Y todo cambió.

Por eso entiendo a todos aquellos que son escépticos con la llegada del príncipe de Johor. Aquellos que piensan que nada de lo que pueda venir acompañado por ese señor de Singapur puede ser bueno. Es verdad que Mateu y Marcelino vinieron de su mano. Tan cierto como que cuando se dio cuenta que mandaban más que él los mandó defenestrar. Y todo cambió.

Luego están los que piensan que peor no se puede hacer. Y llevan razón. Para hacerlo tan mal o peor que Murthy hay que esforzarse mucho, mucho, mucho. Así que cualquier cosa por distinta que sea y aunque venga de la mano de Lim parece que será mejor a lo que hay.

Porque ya lo dijo Murthy “es lo que hay”. Y lo que hay, querido presidente, no nos gusta nada. Has convertido a ese Valencia que se paseaba por europa en un equipo mediocre, sin alma, sin fútbol, sin pasión. Y eso… jamás te lo vamos a perdonar…

LO MÁS