Onda Deportiva en Melodía FM

Hoy con Leleman venía pensando en... el cuento de príncipes y hadas del Valencia CF

Editorial en Onda Deportiva Valencia 08/03/2021

ondacero.es

Valencia | 08.03.2021 16:36

Hoy con Leleman venía pensando en… el cuento de príncipes y hadas del Valencia CF.

Érase una vez que había un rey del lejano oriente rico y poderoso. Su imperio en Asia era florenciente y gozaba del prestigio y reconocimiento en todo su continente. Se llamaba Lim.

Un buen día este rey decidió ampliar su imperio extendiéndolo hacia occidente gracias a las sabias advertencias de uno de sus más fieles consejeros. “Obtendrás grandes riquezas” le dijo Jorge.

Y así fue. Puso su mirada en un pequeño reino llamado Valencia CF. No le costó demasiado conquistarlo. Para ello contó con la ayuda de uno de sus habitantes, un señor feudal, que fue quien lideró su llegada con promesas de que el Rey traería grandes riquezas para todos. El pueblo le creyó y aclamó su llegada.

Pronto se dio cuenta el Rey Lim que las costumbres del lugar apenas casaban con su filosofía. Decidió entonces que sus visitas fueran contadas y tener esa nueva conquista solo como una fuente más de riquezas.

Su desconfianza hacia la gente del lugar le llevó pronto a prescindir de aquel señor feudal. Necesitaba un vasallo fiel al frente del reino. Para ello mandó llamar de la taberna a su escudero fiel y leal Anil y le envió a sus dominios occidentales.

Anil puso a los mejores caballeros del lugar para apaciguar los ánimos y recuperar el esplendor de años anteriores. Funcionó. Pero la envidia acabó por poseerle al ver que el pueblo no le aclamaba a él. Decidió desterrarlos y ponerse al frente.

Llegaron años de oscuridad, de hambruna, de enfermedad, de infelicidad, de desasosiego y tristeza. El pueblo se rebeló y se levantó en armas contra él. Esos ecos llegaron a oriente y el Rey Lim, preocupado por su prestigio buscó una solución. Su buen amigo, el príncipe de un reino cercano, se ofreció a ayudarle y ser él quien dirigiera sus dominios occidentales. Y así fue. El “fueron felices y comieron perdices” aún está por escribir… o no…

LO MÁS