Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

“Desmontando” los bulos de WhatsApp en Más de Uno Valencia.

Carolina Moreno: “Estamos trabajando con un proyecto europeo para diseñar una app para mayores que les diga si se trata o no de un bulo”

Tres investigadoras de la Universitat de València dirigidas por la catedrática de Periodismo Carolina Moreno han publicado un estudio en el que analizan los bulos difundidos por WhatsApp en España durante la pandemia de COVID-19, con el objetivo de identificar qué tipo de sustancias se promovió para su consumo. Una de cada cinco cadenas de texto, vídeos o audios fue sobre prevención o curación del coronavirus, argumentados sobre el principio de autoridad médica y básicamente promoviendo el uso y consumo de sustancias de origen natural. La mayoría de los bulos promueven el consumo de sustancias relacionadas con los remedios caseros clásicos contra la gripe, como por ejemplo tomar Vitamina C, ajo o miel, o inhalar vapor de agua. Otros bulos son no ponerse cremas hidratantes a las que se podría pegar el SARS-CoV-2; hacer gárgaras con antisépticos, desinfectantes o antibacterianos; tomar antimaláricos, como la cloroquina e hidroxicloroquina; así como irrigar la zona nasal con soluciones alcalinas o aplicar a esta zona aire caliente con un secador. Según el estudio, también se prevendría la COVID-19 exponiéndose al sol, con una dieta rica en alimentos alcalinos o con un ionizador antivirus en el coche, entre otros. Para elaborar este estudio se habilitó un número de teléfono en el que recibir bulos por WhatsApp. Se obtuvieron 2.353 mensajes, de los que se identificaron 584 bulos. De ellos, se seleccionó una submuestra de 126. La mayoría de estos documentos eran vídeos (38) y cadenas de texto (49), así como otros materiales (fotos, infografías, pantallazos, etc.). Este estudio se ha realizado en el contexto del proyecto europeo No Rumour Health, coordinado por la Universitat de València y en el que participan diversos países europeos.