SE PODRÍAN HABER EVITADO LAS MUERTES

La Policía concluye que el hinchable de Mislata no estaba bien sujeto

Un informe entregado al juez concluye que se habría podido evitar el fallecimiento de las dos niñas de 4 y 8 años

ondacero.es

Valencia | 04.03.2022 15:12

Archivo - Hinchable caído en la feria de Mislata
Archivo - Hinchable caído en la feria de Mislata | CONSORCIO BOMBEROS VALENCIA - Archivo

El Grupo de Homicidios de la Brigada Provincial de la Policía Judicial de Valencia ha concluido en un informe que se habría podido evitar el fallecimiento de las dos niñas de 4 y 8 años en Mislata si el castillo hinchable al que se subieron y que salió despedido por el aire hubiera estado bien atado.

Así se desprende de la documentación, consultado por Europa Press, que la Policía ha enviado al Juzgado de Instrucción número 4 de Mislata, que investiga el siniestro registrado el 4 de enero en la feria y que se cobró la vida de dos menores. Además, otros siete niños resultaron heridos.

Tal y como consta en el texto policial, y teniendo en cuenta lo manifestado por el fabricante y el ingeniero técnico de la atracción siniestrada, el castillo hinchable constaba de 30 puntos de anclaje y si hubieran estado todos anclados se habría impedido el vuelo del mismo, lo que hubiera evitado que ningún niño saliera desprendido y, consecuentemente, se habría evitado el fallecimiento de Cayetana y Vera.

Además, según señalaron los expertos --y ha sido recogido por la Policía--, el castillo permite una disposición segura frente al viento, no solo de 30 km/h, sino incluso significativamente más elevados.

Por otro lado, el informe aporta un análisis y estudio del proyecto de instalación de la feria y señala que el castillo siniestrado debía de encontrarse entre las atracciones del 'Tren de la Bruja' y 'Coches de Choque'. Sin embargo, no fue así. Tampoco se hallaba en la ubicación y orientación indicada. Así, se encontraba instalado a 70 metros, aproximadamente, del lugar donde debía estar instalado inicialmente y junto a la atracción de las camas elásticas, significando que la orientación en su montaje difería sustancialmente del reflejado en el proyecto analizado.

De la documentación a la que se ha tenido acceso tampoco se ha encontrado escrito alguno en el que se solicitara el cambio de ubicación de instalación de la feria de Navidad con respecto de la verano; y en ninguno de los documentos se hacía referencia al cambio de disposición de las atracciones dentro del recinto ferial.

Por su parte, el informe recoge testimonios de algunos testigos del suceso. Uno de ellos, que se encontraba cerca del lugar cuando se produjo el siniestro, transmitió a los agentes que vio cómo los niños salían disparados del castillo hinchable y se dirigió a la carrera para ayudar. La mayoría de ellos cayó dentro de la atracción de las camas elásticas que estaban detrás, a excepción de una menor.

La testigo y un grupo de personas intentaron levantar el castillo, siendo esta tarea imposible por su enorme peso. Cortaron las cuerdas que unían el hinchable a la atracción de las camas elásticas y no recordaba cómo se produjo el deshinchado del castillo, pues todo ocurrió muy rápido.

Además, dijo que hacía aire en todo momento y no recordaba si tenía cuerdas colgando el lateral levantado del castillo ni si había cuerdas en el suelo que hubiesen hecho las veces de agarre, así como si había vallas de obra junto al hinchable.

EL INFORME DE AEMET

Por otro lado, la Policía ha incorporado a su informe las previsiones que le ha remitido la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) para el día en que tuvo lugar el siniestro de Mislata. De ellas se desprende que esa jornada no había avisos de rachas máximas de viento en tierra en vigor para la zona de interés y sí había avisos costeros para el litoral norte de València, en vigor a partir de las 20 horas del 4 de enero, con una probabilidad de entre un 40 y un 70%.

En relación con los anenómetros de la Aemet instalados más próximos al lugar del siniestro, se informa que en todos ellos se apreció un aumento considerable de las rachas de aire: concretamente en el aeropuerto de Valencia a las 19 horas se alcanzaron unas rachas de viento de 20,5 km/h mientras que, a las 20.10 horas, alcanzaron los 72,4 km/h, siendo en este momento cuando ocurrieron los hechos.