EN EL MUNDIAL DE TURQUÍA

Isabel Sánchez-Arán, primera persona de España que rompe la barrera de 80 metros de buceo a pulmón libre con bialetas

La deportista ilicitana bate los récords masculino y femenino de profundidad en una competición oficial con sus aletas en el Campeonato del Mundo de apnea outdoor disputado en Kas

Monserrate Hernández

Elche | 14.10.2021 10:46

Isabel Sánchez-Arán se ha convertido en la primera persona de España que ha sido capaz de romper la barrera de los 80 metros de profundidad de buceo a pulmón libre con bialetas. La campeona ilicitana consiguió este récord absoluto español, mejorando los mejores registros en hombres y mujeres, en el Campeonato del Mundo celebrado en Kas (Turquía).

Isabela, como se le conoce en la apnea deportiva, cerró su participación en los mundiales de apnea de profundidad con un cuarto y un séptimo puesto mundial en las disciplinas de Inmersión Libre y Peso Constante con Bialetas. Estas posiciones las alcanzó con un buceo de 78 metros de profundidad, en un tiempo de 3’29”; y otro de 80,5 metros, en 3’12”.

La apneísta de Elche se quedó a las puertas de las medallas, si bien su registro de más de 80 metros de profundidad eleva el listón de las plusmarcas nacionales con bialetas, superando el récord masculino. En junio de este año ya logró aguantar, a pulmón, más de siete minutos bajo el agua pulverizando el histórico registro que ostentaba la apneísta canaria Dunia Quintero.

El Campeonato del Mundo de Turquía contó con la participación de 99 deportistas de 30 países diferentes y fue precedido por la Copa del Mundo, torneo previo donde Isabel Sánchez-Arán llegó a subirse al podio con un segundo puesto en Inmersión Libre, con un buceo a 76 metros.

Isabel Sánchez-Arán, en el centro, junto a la estadounidense Enchante Gallardo y la turca Sahika Ercumen.
Isabel Sánchez-Arán, en el centro, junto a la estadounidense Enchante Gallardo y la turca Sahika Ercumen. | Isabel Sánchez-Arán

La ilicitana reconoce que "es difícil competir contra otras apneístas que pueden dedicar todo su tiempo a entrenarse". "Yo aún no he encontrado el apoyo necesario y debo seguir trabajando a la vez que desarrollo mi carrera deportiva”, asegura.

Sánchez-Arán, con el CSD y Emprendona

Sánchez-Arán se ha estado preparando en aguas de la Costa Brava donde, además, regenta una escuela de apnea. En la actualidad se encuentra dirigiendo un campus de tecnificación deportiva dentro del programa Mujer y Deporte del CSD. Una vez finalice viajará a Elche para pasar la Navidad con su familia y participar en la organización de la gala Emprendona 2021. Este evento homenajea a diversas mujeres emprendedoras, en diferentes ámbitos profesionales, de la provincia de Alicante y tendrá lugar el 2 de diciembre a las 17:30 horas en Centro de Congresos de Ciudad de Elche.

Sánchez-Arán, una ilicitana no reconocida

Isabel Sánchez-Arán es una de las deportistas más laureada de la historia. Es una de las mejores apneístas del planeta, como viene demostrando desde años en las diferentes citas internacionales.

En el agua lo ha conseguido todo, pero fuera de ella sigue luchando para conseguir un reconocimiento que, a pesar de sus múltiples intentos, aún no ha logrado conseguir: ser reconocida como una ilicitana más.

Sánchez-Arán nació en 1984 en Madrid, por circunstancias familiares, y a los tres años llegó a Elche para echar raíces. Isabela cursó sus estudios en el colegio San José de Calasanz de Elche y en el instituto ilicitano Severo Ochoa. Su madre era maestra del San José de Calasanz y su padre trabajó durante toda su vida haciendo suelas de zapatos en una fábrica de Elche, cuna del calzado.

La historia sería igual a la de cualquier otro ilicitano o ilicitana, con la única diferencia de que a Isabel no se le reconoce como natural de Elche, por lo que se ha quedado buceando en un limbo legal que impide que pueda optar a algunas ayudas municipales, provinciales y autonómicas en las mismas condiciones que el resto de sus vecinos.

Isabel Sánchez-Arán simplemente quiere ser reconocida como ilicitana que es y se siente, hecho que a pesar de habérselo solicitado personalmente al alcalde de Elche, Carlos González, y al concejal de Deportes, Vicente Alberola, nunca se le ha reconocido de manera oficial.