Ante la reunión este marte del Consejo Nacional del Agua

Los agricultores del Tajo-Segura pendientes de Madrid: temen que aplicando todas las reglas de explotación del trasvase se pueda recortar un 40%

El plan de cuenca del Júcar que plantea el Ministerio para la Transición Ecológica elimina la concesión de hasta 12 hectómetros cúbicos del embalse de Bellús, que afecta al abastecimiento urbano en Elda, Sax, Pinoso o Novelda

David Alberola García

Elche | 29.11.2022 14:12

Canal del trasvase Tajo-Segura
Canal del trasvase Tajo-Segura | http://www.scrats.es

Los agricultores del Camp d’Elx, también de la provincia de Alicante, tienen puestas sus miradas en Madrid donde en el Ministerio para la Transición Ecológica se reúne este martes el Consejo Nacional del Agua, órgano que va aborda la aprobación de todos los planes de cuenca del país para el periodo 2022-2027, entre ellos los que afectan a los trasvases Tajo-Segura y Júcar-Vinalopó.

En ambos se plantean recortes, especialmente en el plan del Tajo con el incremento del caudal ecológico a partir del 1 de enero de 2023, pero también en el plan de cuenca del Júcar, del que desaparecen la concesión de derechos que para abastecimiento urbano ha existido ahora del embalse de Bellús.

Respecto al trasvase Tajo-Segura, el ministerio plantea un plan de cuenda del Tajo en el que el caudal ecológico en la cabecera del trasvase se incrementa a partir del 1 de enero en un metro cúbico por segundo, que es una medida que supone un recorte de aguas trasvasada para regadío de hasta 32 hectómetros cúbicos anuales. Ahora bien, según ha asegurado Ángel Urbina, portavoz de la Federación Provincial de Regantes, los agricultores temen que ese recorte sea muy superior, incluso “de hasta el 40% del actual trasvase” cifrado en 200 hectómetros cúbicos anuales, teniendo en cuenta la aplicación de todas las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura.

En la provincia de Alicante riegan con agua del trasvase Tajo-Segura más de 20.000, de los que más de 7000 son de Elche. Insisten en que el incremento del caudal ecológico en el Tajo es una decisión que responde únicamente a una cuestión “política” y no técnica.

Trasvase Júcar-Vinalopó y menos agua para beber

Por otro lado, Urbina ha explicado que el plan hidrológico del Júcar que se ha llevado desde el Ministerio para la Transición Ecológica a la Mesa Nacional del Agua contempla la desaparición de ese documento de la concesión de hasta 12 hectómetros cúbicos de agua para abastecimiento urbano, para beber, que hasta ahora se disfrutaba del embalse de Bellús.

Esa situación obliga ahora a buscar alternativas para obtener agua para municipios de las comarcas del Medio y Alto Vinalopó, como Elda, Sax, Pinoso o Novelda.

De momento, lo que la supresión de esa concesión supone es que se tendrá que recurrir a extraer agua de acuíferos sobrexplotados de esa área geográfica.