Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

ELCHE CF | OPINIÓN

Josico, bienvenido al mejor club del mundo

José Manuel Noguera, profesor de Periodismo en la UCAM, opina sobre la actualidad del Elche CF tras el cambio producido en el banquillo franjiverde

José Manuel Noguera | Elche | Actualizado el 18/07/2018 a las 11:12 horas

Josico, nuevo entrenador del Elche CF.

Josico, nuevo entrenador del Elche CF. / Monserrate Hernández

“Alumnos, bienvenidos a la mejor universidad del mundo”. Así recibe todos los cursos un compañero de Facultad, Luis Emilio Pascual, a los estudiantes de primer curso de Comunicación en nuestra universidad. “¿Sabéis por qué es la mejor universidad del mundo? Porque es la vuestra”, les añade. Y lo dice muy en serio, como si fuese un portero que va a recibir una falta lanzada por Milinko Pantic.

Me parece una manera brutal de dar la bienvenida a alguien. La bienvenida a cualquier sitio en general, porque apela tanto al orgullo de pertenencia como a la responsabilidad, ya que está en manos de los alumnos convertir esa frase en una profecía autocumplida y hacerla realidad. A Josico le dieron este martes la bienvenida al Elche CF, algunos de mala gana, todo hay que decirlo. Deben de pensar que este club merece algo más que uno que viene de entrenar al Atlético Baleares. Supongo que piensan que el Elche CF merece, por lo menos, a un ex entrenador del Mérida.

Me imagino a esas mismas personas, abrazadas a la idea de que las cosas siempre pueden ir a peor, en la tribuna del Martínez Valero para dar la bienvenida a Josico en su primer entrenamiento: “Míster, bienvenido al club más desgraciado del mundo”. Y entonces imagino a Josico, que tiene cara de no haber sonreído a nadie ni por equivocación, esbozar una media sonrisa. “Qué sabrás tú lo que es la desgracia en el fútbol, desgraciado”, contestaría, mientras vuelve la mirada al mediocentro defensivo para que siga apretando, como él apretaba en Albacete, Las Palmas y Villarreal.

Pero Josico no se callaría y seguiría contestando a esos aficionados. “He visto cosas que vosotros no creeríais”, les diría. Y empezaría contándoles cómo estuvo en un club murciano de Segunda B (el Jumilla), con un presidente italiano (Nobile Capuani) que intentaba influir en sus alineaciones, que dejó gastos en el club que él asumió de su propio bolsillo y que le suspendió un mes de empleo y sueldo antes de que a ese mismo presidente le acusaran de amañar partidos para lucrarse con apuestas ilegales.

Y no acabaría ahí. A continuación les recordaría, a esos mismos aficionados, que llevó a un club como el Atlético Baleares no sólo a un playoff de ascenso a Segunda División, sino a una eliminatoria agónica donde puso contra las cuerdas al Albacete de Aira, en su propia casa, hasta llegar a una prórroga donde los manchegos le eliminaron cuatro minutos antes de llegar a los penaltis. En el 116. Con un autogol. En un Albacete que, por cierto, tenía a Iván Sánchez en banda.

“Vaya, qué mala suerte…”, diría un aficionado. Pero Josico sigue: “Un momento, que no he terminado”. Y contaría cómo él ha visto no sólo cómo se le escapa un ascenso en el terreno de juego, sino el más difícil todavía. A Josico se le ha escapado un ascenso a Primera, en el tiempo añadido y desde la grada. Fue en un Las Palmas – Córdoba de junio de 2014. Era un 1-0 que llevaba a los locales a Primera División de forma inexorable, estaba cerca el pitido final pero algunos aficionados amarillos entendieron que era un buen momento para saltar al campo y jugar con el karma. El partido se detuvo unos minutos y en la reanudación un centro al área de Pelayo (sí, Pelayo) hizo el resto. El karma marcó su gol y el Córdoba subió a Primera.

Así que, por el amor de Dios, no le hablen a Josico de desgracias, que viene con el máster y las prácticas hechas. Y qué quieren que les diga, yo a un tío con esa experiencia en desgracias siempre le quiero de mi lado. Y si es con Acciari de segundo mejor, imposible meter más rabia contenida en un banquillo. ¿Cómo recibiría yo entonces a Josico? Está claro: “Josico, bienvenido al mejor club del mundo”.

José Manuel Noguera es profesor de Periodismo en la UCAM