Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Con la subvención de 2 millones de euros de IVACE

INESCOP busca nuevos materiales para la fabricación del calzado infantil

El objetivo de la investigación sobre la que trabaja es identificar los materiales que se usan que pueden representar algún peligro para la salud y sustituirlos por otros más sostenibles y seguros

Cristina López | Elche
| 31/08/2018
Laboratorio INESCOP

Laboratorio INESCOP / INESCOP

El Instituto Tecnológico del calzado (INESCOP) trabaja en la investigación del desarrollo de materiales sostenibles y seguros para el calzado infantil. Los investigadores de la entidad tratan de identificar los materiales nocivos para la salud con los que se fabrica calzado infantil con el objetivo de sustituirlos por otros más sostenibles, seguros y no perjudiciales para la salud.

INESCOP cuenta para este y diez proyectos más con el respaldo de una subvención de 2 millones de euros del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) para el año 2018.

La investigación de nuevos materiales para el calzado infantil busca identificar las sustancias que contienen los materiales que se utilizan actualmente que puedan ser perjudiciales para los niños, como, por ejemplo, el caucho, y se busca sustituirlas por otras más seguras y sostenibles.

El resto de proyectos en los el instituto tecnológico está trabajando incluyen la creación de una aplicación que permite saber la talla exacta del pie en función del fabricante o el estudio del confort térmico del calzado con el fin de mejorarlo para adecuarlo al clima.

Asimismo, INESCOP trabaja en proyectos relacionados con la industria 4.0, que permite trabajar con robótica para la fabricación de calzado; la impresión 3D para el trabajo de modelaje, así como la revalorización de residuos industriales, para poder reconvertirlos en otros productos, como, por ejemplo, la piel en fertilizantes.