Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Justicia

El empresario Ángel Fenoll y el excalde de Orihuela José Manuel Medina rechazan todos los cargos que se les imputa

El juicio por las supuestas irregularidades en la contrata de basura se reanuda este martes en la Sección Séptima de la Audiencia Provincial

Onda Cero Elche | David Alberola García
Parte de los 34 acusados en el 'caso Brugal'

Parte de los 34 acusados en el 'caso Brugal' / Onda Cero Elche

El empresario oriolano Ángel Fenoll y el exalcalde del PP de Orihuela, José Manuel Medina, se han declarado inocentes de los delitos de los que se les acusa en el juicio por las supuestas irregularidades en la adjudicación del contrato para la recogida de basuras de Orihuela, una de las piezas separadas del caso Brugal.

La vista que se sigue en la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Alicante, con sede en Elche, se ha retomado este martes con el inicio de las declaraciones de los encausados. En esta sesión han declarado Fenoll, el empresario adjudicatario del servicio, y Medina. Para ellos, el Ministerio Fiscal solicita 37 y 12 años de prisión respectivamente, mientras que para la exalcaldesa del PP, Mónica Lorente, reclama ocho.

Tanto Fenoll como Medina únicamente han respondido a las preguntas de sus abogados. La declaración del empresario oriolano ha sido breve y se ha limitado a decir que conoce los hechos que se juzgan y ha asegurado que es inocente de los delitos de los que está acusado.

Por su parte, Medina ha expuesto ante el tribunal la gestión que como alcalde llevó a cabo entre los años 1995 a 2007 y ha destacado que hasta el año 95 la recogida de basuras la llevaban a cabo dos empresas: Colsur, que se encargaba de la zona de Orihuela Costa, y Nexo, que se hacía cargo de la ciudad y las pedanías.

El exalcalde del PP ha señalado que había necesidad de una nueva contrata para unificar el servicio en una sola empresa y la complejidad que tuvo durante los posteriores años redactar un nuevo pliego de condiciones ya que, entre otros problemas, por aquel entonces, según Medina, no se conocía con exactitud el número de casas que había en la costa, a lo que se añadió el 'boom urbanístico', con lo que el municipio creció muy rápido en pocos años.

Medina ha asegurado, a preguntas de su abogado, que nunca nadie le ha extorsionado con vídeos o presionado para retrasar la adjudicación del servicio y que nunca ha pedido dinero: "Ni a Fenoll ni a nadie, ni nadie me ha pagado nada".

El tribunal rechaza la suspensión

La quinta sesión del juicio se ha iniciado con la petición del Ministerio Fiscal de suspender hasta el próximo martes la vista para poder estudiar el auto del pasado 26 de abril que anula parte de las escuchas telefónicas que dieron origen al caso. A esta solicitud se ha adherido la acusación particular que ejerce el Ayuntamiento de Orihuela.

El fiscal ha explicado que se les notificó el auto el pasado 30 de abril a última hora y que necesita "analizarlo" porque desconoce "las consecuencias concretas que tienen las partes no anuladas". En este sentido, el fiscal ha señalado que requiere de su estudio "para plantear correctamente el interrogatorio a las partes".

La mayoría de los abogados de los acusados se han opuesto al aplazamiento, excepto dos que lo apoyaban. Tras un receso para abordar esta petición, el tribunal ha desestimado la petición por no "existir causa jurídica que ampare ni causa material que valide tal suspensión".