Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EDUCACIÓN

“La Conselleria ha pasado la patata caliente del horario a los colegios”

Àngels Cabedo, directora del Colegio Público El Toscar, representa al único centro escolar de Elche que ha tenido que votar tres veces en este curso para elegir su nueva jornada

Monserrate Hernández |  Elche |  12/06/2017

Àngels Cabedo es directora del Colegio Público El Toscar. Muestra un tono calmado cuando se le pregunta por la situación que ha vivido su centro para elegir el nuevo horario para el curso 2017/18. Se han necesitado tres votaciones y por el camino han quedado algunos enfrentamientos desagradables entre familias que trascendieron al exterior. Los partidarios de la jornada continua y los propios maestros consiguieron finalmente el apoyo del 65% del censo y podrán implantar el modelo que querían. El colegio El Toscar ya no es una isla en Carrús, el barrio más poblado de Elche, donde todos los centros se han decidido por el formato intensivo.

¿Qué sensación ha dejado en el centro el hecho de pasar tres veces por las urnas para decidir el horario para el nuevo curso académico?

Los padres estaban un poco enfadados y cansados de este debate. En la tercera votación se recogió el voto diferido (38’8%) durante los cinco días previos y no se permitió hacerlo de forma no presencial el mismo día, como sucedió en las segundas. Nos ceñimos a la normativa de Conselleria.

¿Por qué tanta polémica y crispación en su colegio?

Muchas familias no estaban de acuerdo con que para aprobar la jornada continua se necesitara, al menos, el 55% de votos favorables y que la abstención supusiera un voto a favor de la partida porque no es lógico. Los resultados finales estuvieron ajustados en las dos primeras votaciones. En las segundas hubo 267 votos a favor de la continua frente a 54. Había una mayoría del colegio que sí que quería cambiar. Lo ideal hubiese sido, desde el principio, que toda la comunidad educativa hubiese expresado su opinión.

Quien no vota asume que es un ‘no’ a la continua, según lo refleja la normativa de Conselleria…

Sí, pero hay quien no vota porque no tiene la información o porque no tiene tiempo. Este colegio también cuenta con muchas familias que son inmigrantes.

Como directora del CP El Toscar, ¿qué beneficio le ve a la jornada continua frente a la partida?

El beneficio es para los niños. Se centra el debate en el profesorado, pero las horas de trabajo son las mismas. Incluso puede que aumente su jornada laboral. En la hora y media de la tarde no se rinde y era necesario cambiar el sistema. Como maestra prefiero dar una clase de 12:45 a 14:00 horas que hacerlo por la tarde porque después de comer, ¿a quién le gusta trabajar? Los niños quieren jugar o hacer otras actividades. Tanto el Claustro como el Consejo Escolar coincide en que es lo mejor para el alumnado.

El conseller Vicent Marzà dejó la elección en manos de las familias porque no detecta diferencias en lo pedagógico y sí una opción que puede beneficiar a la conciliación familiar. ¿Qué opina?

Tiene toda la razón. Si el niño termina a las 14:00 horas y coincide con los padres, puede pasar mucho más tiempo con ellos para disfrutar comiendo en casa, descansando, haciendo algunos deberes y otras actividades extraescolares. Aquellas familias que no tengan una jornada continua saben que pueden dejar a sus hijos en el colegio hasta las 15:30 horas o hasta las 17:00 horas. El problema es que en España el trabajo no está conciliado con la educación.

¿Qué grado de interés tienen los maestros ante la posibilidad, como trabajadores, de hacer una jornada laboral continua y poder marcharse a casa a las 14:00 horas?

El claustro de profesores del colegio El Toscar cree en la jornada continua. Prefiere dar clases por la mañana que hacerlo por la tarde. Habrá días que acabemos a las 14:00 horas, pero también otros en los que tendremos que venir después, con turnos rotativos. Los niños no se pueden quedar solos en el colegio con los monitores del comedor.

¿En qué ha afectado este debate del horario a la relación entre familias?

Somos una comunidad muy tranquila, en la que nunca había pasado nada. Tampoco puedo engañarle y es cierto que ha existido crispación en torno al centro. Dentro del colegio no ha sucedido nada, pero fuera sí; sobre todo por lo expresado en las redes sociales. Esta situación viene porque la Conselleria nos ha pasado la patata caliente a los colegios. Se ha creado un ambiente innecesario. En el barrio de Carrús éramos el único colegio que faltaba por decidir. Los centros de alrededor ya tienen continua. Si nos hubiésemos quedado con la partida hubiésemos sido una isla. La Conselleria podría haberla implantado como sucede prácticamente en el resto de España. Somos una de las pocas comunidades que aún mantiene la jornada partida. A un padre que trabaja tampoco le va a solucionar que su hijo salga a las 14:00 horas o a las 17:00 horas, por lo que tendrá que intentar conseguir una jornada laboral continua para pasar más tiempo en familia.

¿Ha existido el riesgo en el centro de ver cómo maestros se podían marchar buscando esa jornada continua?

Sí, podría haber sucedido. Hay profesores que me lo han llegado a decir, aunque no sé si hubiese dado esa situación. Nuestros maestros están muy contentos con el colegio, donde hacemos actividades bonitas como el mercadillo solidario, que dona la recaudación al Virgen de la Luz o a una ONG no gubernamental; o el huerto ecológico. También estamos avanzando con el plurilingüismo, con el Avançat 1, para que el alumnado salga con título en valenciano y en inglés. Aquí solo se piensa en el bien del niño.