Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Para el conjunto de viviendas proyectadas con la renovación integral del barrio

El Ayuntamiento de Elche anuncia a los vecinos de San Antón que va a intentar que las ayudas de sus viviendas queden exentas de tributación

Los propietarios del primer bloque van a pedir la Agencia Tributaria el aplazamiento de las cantidades que se les reclama a la espera de que esa exención tributaria tenga carácter retroactivo o sea acordada antes de comenzar a abonarla

David Alberola | Elche | 12/06/2018

Fachada del primer edificio construido en el barrio de San Antón de Elche

Fachada del primer edificio construido en el barrio de San Antón de Elche / Onda Cero Elche

El Ayuntamiento de Elche ha anunciado este martes a los vecinos del primer bloque de San Antón (72 propietarios) que va a intentar mediar con la Agencia Tributaria para lograr que las ayudas que han recibido individuamente por la compra de sus nuevos pisos queda exenta de tributación.

Con ello se resolvería la problemática surgida en el barrio por la reclamación de Hacienda a esos 72 propietarios que se han trasladado a una de las nuevas viviendas construidas de cantidades que, como término medio, se cifra en 10.000 euros por la tributación de las ayudas públicas aprobadas para la adquisición de las nuevas viviendas, construidas en el marco de un proyecto de renovación integral del barrio -cuyos edificios están declarados en ruina por la propia Administración-.

El ente gestor de la iniciativa es la empresa pública Pimesa del Ayuntamiento de Elche, al tiempo que en la financiación de la misma se han implicado tanto la Generalitat Valenciana como el Ministerio de Vivienda.

El hecho de que las ayudas se computen en la declaración de la Renta de 2017 -las viviendas del primer bloque construido se entregaron a finales de ese año- como incremento patrimonial ha provocado que los vecinos hayan comprobado con sorpresa y malestar que la Agencia Tributaria les reclama una media de 10.000 euros a pagar en la campaña de IRPF del presente ejercicio.

Ante la situación generada, el gerente de Pimesa, Antonio Martínez, ha mantenido este martes una reunión con los afectados a los que se ha trasladado que se ha contactado con la Agencia Tributaria con el objetivo de que en el conjunto del proyecto de renovación urbana del barrio de Elche no se aplique tributación alguna a las ayudas públicas que se aprueben para la compra de las viviendas.

Las especiales características socioeconómicas de un barrio en el que residen una gran cantidad de personas mayores cuyos ingresos se limitan a lo que perciben como jubilación, unido a que la construcción de los edificios se enmarca en un Área de Renovación Urbana, que provoca que la compra de la vivienda sea obligatoria, son dos de los argumentos que se han trasladado a los responsables de la Agencia Tributaria para tratar de conseguir la exención en la tributación de las ayudas públicas incorporadas en la iniciativa.

De forma paralela a esas conversaciones entre el Ayuntamiento de Elche, los 72 propietarios de las viviendas del primer bloque construido, han decidido presentar en los próximos días una petición formal a la Agencia Tributaria para el aplazamiento del pago de las cantidades que le reclama durante el mayor periodo de tiempo posible, a la espera de que la exención en la tributación que se persigue pueda ser concedida con carácter retroactiva o acordada antes de comenzar a abonarla.