Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

OBISPADO

El Obispado de Segorbe-Castellón estudia si imponer medidas disciplinarias al párraco que bendijo la unión de dos mujeres en una iglesia de Onda

El cura ha pedido perdón a la Iglesia y a todos aquellos para los que su actuación pudiera ser motivo de "escándalo" y ha prometido que "nunca" más volverá a llevar a cabo un actuación igual o similar.

ONDACERO.ES | CASTELLÓN | 24/08/2016

Imagen del obispo de la Diócesis Segorbe Castellón

Imagen del obispo de la Diócesis Segorbe Castellón / ONDACERO.ES

El Obispado de Segorbe-Castellón ha iniciado un proceso informativo ante la "bendición" de la unión de dos mujeres celebrada en la iglesia parroquial de San Bartonolomé de Onda el pasado 30 de julio, para determinar si es necesario imponer medidas disciplinarias al párraco.

Así, en un comunicado de prensa, se indica que nada más conocerse el hecho, el vicario general se entrevistó con el cura párroco de la parroquia de Onda, al que requirió información completa sobre lo acontecido y sobre el desarrollo del acto. El cura afirmó que no se trató de "una celebración del matrimonio, sino de una bendición". Asimismo, se le pidió que aclarase los motivos por los que actuó de esta manera. También, el obispo se entrevistó con el cura párroco, a quien advirtió de la "gravedad" del hecho, "aunque sólo hubiera sido una bendición, más allá de sus buenas intenciones".

Según el Obispado, el cura ha reconocido ante el obispo el "grave error" de su actuación, que estuvo motivado por una "aplicación errónea de la misericordia", al no haber distinguido la acogida y acompañamiento pastoral de las personas, de una parte, y, de otra parte, la "aparente" aprobación de una unión que la Iglesia "no puede aprobar". Asimismo el cura ha pedido perdón a la Iglesia y a todos aquellos para los que su actuación pudiera ser motivo de "escándalo" y ha prometido que "nunca" más volverá a llevar a cabo un actuación igual o similar.

Así, el Obispado ha iniciado el proceso informativo que se inicia, dice, ‘de costumbre’ para sopesar si se dan en el caso los elementos necesarios para las medidas disciplinares establecidas en el Código de Derecho Canónico.