Villarreal CF

El Villarreal quiere hurgar en la herida blaugrana

El Villarreal viaja a Barcelona tras quitarse el lastre que suponía acumular cuatro jornadas consecutivas sin ganar. Con dudas en el once pero con moral, los de Emery tratarán de aprovecharse de la situación de un Barcelona golpeado por los últimos resultados.

Víctor Franch

Vila-real | 20.10.2022 14:06

Pedraza celebra su gol en el Nou Camp de la pasada temporada
Pedraza celebra su gol en el Nou Camp de la pasada temporada | Villarreal CF

Los amarillos encontraron el camino de la victoria y del gol ante Osasuna, algo que parecía un imposible desde la lesión de Gerard Moreno. Pero precisamente el poco tiempo de recuperación tras jugar a inicios de esta semana, el complicado calendario y el hecho de contar con varios futbolistas importantes con molestias físicas, se convierte en un quebradero de cabeza para Unai Emery.

El técnico vasco debe recomponer el puzle a la hora de afrontar con los efectivos disponibles tres partidos en siete días y deberá decidir si saltar al Camp Nou con todas sus naves a resguardar algunos activos de cara al partido del domingo. Con las ausencias seguras de Foyth, Gerard y Coquelin, así como con Capoue, Lo Celso y Albiol entre algodones durante toda la semana (no estuvieron en la convocatoria del lunes), los amarillos tendrán una buena prueba para consolidar las sensaciones mostradas ante el cuadro rojillo y demostrar que la reacción fue algo más que un espejismo.

En un estadio donde ya ganó la pasada temporada, el Submarino tratará de mostrar la imagen de grupo bien armado y solido que el curso anterior le llevó a poner una pica en algunos de los grandes escenarios europeos. Ser el equipo menos goleado del campeonato y a la velocidad de jugadores como Danjuma y Morales en ataque, sin principal aval. Además la defensa azulejera ya sabe lo que es frenar a Lewandowski, gran peligro blaugrana, durante la pasada temporada

Emery: "Heridos son más peligrosos"

Unai Emery
Unai Emery | EFE

El técnico amarillo, Unai Emery, dejó claro su respeto al rival, del que dijo que en situaciones delicadas se muestra cómo un equipo más peligroso: "Las estadísticas tanto del Villarreal como mías personales en Barcelona son más negativas que positivas porque imponen su superioridad, incluso haciendo allí partidos muy bonitos. Venimos de lograr una victoria la temporada pasada, pero es en un contexto diferente, era la última jornada de LaLiga donde dimos un buen nivel. Ellos vienen de perder el clásico, vienen heridos pero mi experiencia me dice que serán más temibles".