Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

se crearán cinco áreas de gestión conjunta

La Universidad Complutense mantendrá Filosofía y Medicina como Facultades independientes

La nueva propuesta del plan de reordenación de estructuras de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) prevé la constitución de 22 facultades, cuatro menos que las 26 actuales pero cinco más que las contempladas en el borrador que se dio a conocer antes del verano.

Servimedia | Madrid | 29/11/2016

Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid

Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid / ucm

Según informó la Complutense, Filosofía y Filología permanecerían como facultades independientes, aunque compartirán una estructura gerencial común. Lo mismo sucede con Medicina, Enfermería y Odontología, que no se unirán debido al gran tamaño de Medicina, y con Biología y Geología.

se unificarán Ciencias de la Información y Documentación; Económicas, Empresariales, Comercio y Turismo; Políticas, Sociología y Trabajo Social, y Matemáticas y Estadística.

En cuanto a los departamentos, el borrador actual propone una reordenación para dejarlos entre 70 y 80. La propuesta inicial era de 70 departamentos, 16 de ellos interfacultativos y 54 intrafacultativos.

Finalmente, el plan defiende la creación de cinco áreas de gestión conjunta que aglutinen, tanto por ubicación geográfica como por disciplinas, los servicios a estudiantes y de personal: Área de Somosaguas, Área de Sociales-Moncloa, Área de Ciencias, Área de Humanidades y Área de Ciencias de la Salud.

Desde la universidad indicaron que ahora se abrirá un plazo para recibir nuevas propuestas y se debatirá el plan en los distintos órganos, hasta su aprobación definitiva en el Consejo de Gobierno.

Según la Complutense, esta reestructuración obedece a “razones fundamentalmente académicas y de eficiencia en la gestión”, y garantizó el mantenimiento de todo el empleo actual.