ELECCIONES MADRID

Tezanos reconoce que el CIS falló en las encuestas de Madrid y defiende que "no es un adivino"

En el 'sondeo flash' del 22 de abril, el organismo apuntaba a una mayoría absoluta del bloque de izquierdas, aunque, finalmente, Más Madrid, el PSOE y Podemos sumaron 58 diputados.

Europa Press | ondacero.es

Madrid | 15.05.2021 13:11

José Félix Tezanos
José Félix Tezanos | EFE

Once días después de las elecciones a la Comunidad de Madrid, el presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), José Félix Tezanos, ha admitido en un artículo de opinión en 'El País' que las encuestas preelectorales que este organismo publicó antes de los últimos comicios erraron a la hora de predecir los resultados, tras lo cual ha abogado por abrir un debate "científico" que ayude a extraer conclusiones útiles para la sociología y evitar las críticas "ad hominem" contra su persona.

"Ante fallos predictivos como los que han tenido lugar en las recientes elecciones de Madrid, lo que conviene es abordar un debate riguroso, objetivo y desprejuiciado, sin descalificaciones ad hominem", defiende Tezanos en el texto.

Las últimas predicciones del CIS antes de las elecciones, quedaron muy lejos del que finalmente sería el resultado de las urnas. En la encuesta que dada a conocer el 5 de abril, el organismo pronosticó un empate técnico entre los bloques de la izquierda y la derecha, con 68 diputados cada uno, y el 'sondeo flash' del 22 de abril abría la puerta a una mayoría absoluta de izquierdas que podía llegar a los 73 escaños.

Sin embargo las urnas no le dieron la razón y, finalmente, Más Madrid, el PSOE y Podemos sumaron 58 diputados.

No predijo la caída del PSOE porque "se produjo en los últimos días"

Ante el aluvión de críticas, Tezanos se defiende y señala que el CIS en todo momento daba como ganadora a Ayuso, aunque con entre seis y once escaños menos que los 65 que obtuvo el 4-M, que el primer sondeo acertó con el número de diputados de Unidas Podemos y de Ciudadanos y que el segundo predijo correctamente los escaños de Más Madrid y de Vox.

"En contraste con estos aciertos, es evidente que nuestras encuestas no detectaron la caída del PSOE, posiblemente porque se produjo básicamente en los tres o cuatro últimos días", añade sobre los resultados de los socialistas, que se quedaron con un 16,85% de los votos y 24 escaños después de que el CIS les atribuyera un 25,3% y 38 diputados y luego un 23,4% y entre 34 y 36 diputados.

Además, Tezanos destaca que durante el último periodo del CIS "siempre se ha acertado en la identificación de los partidos ganadores y, en varias ocasiones, se ha anticipado con notable precisión los repartos de escaños, como sucedió en las elecciones de abril de 2019, en las gallegas, en las vascas y en las catalanas, en las que nadie daba vencedor al PSC".

Asimismo señala que "no es cierto que el CIS antes siempre acertara" y recuerda cómo se equivocó al pronosticar los resultados de los comicios generales de 2016 y cómo otras encuestadoras fallaron igualmente en sus estudios. En cualquier caso, cree que los errores del CIS en el pasado no se debieron a "la impericia de sus técnicos ni de sus presidentes", sino a que se continuaban utilizando modelos de estimación del voto de los años ochenta que "estaban desfasados".

"Nos soy un adivino"

Tezanos, afiliado desde los años 70 al PSOE, en cuya Ejecutiva Federal fue secretario de Estudios y Programas entre 2017 y 2018, defiende que no es un "adivino" ni pretende que el CIS sea una "institución adivinadora".

"Quienes estamos al frente del CIS somos científicos sociales, comprometidos con los métodos, y con el ethos propio de la Ciencia", asegura, agregando que lo único que cabe exigirles es que sus ideas sean públicas y que no se dejen "influir por ellas en el trabajo profesional".

Por último, insiste en que las encuestas sociológicas, "incluso las más rigurosas y mejor ejecutadas", operan con "amplios márgenes de error", por lo que "no deben ser fetichizadas ni petrificadas".

Tezanos explica que en la sociedad española hay una creciente "volatilidad" e "impredecibilidad" porque cada vez menos electores votan siempre por el mismo partido y porque también aumentan los que toman la decisión sobre a quién votar, o cambian de opinión, durante la jornada electoral o el día anterior, y entre el 16% y el 18% se decide durante la última semana de la campaña.