Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

MULTAS DE 100 EUROS

A partir de este miércoles es obligatorio circular con la pegatina del distintivo ambiental en Madrid

Si no tiene distintivo medioambiental para su coche o moto, la famosa pegatina de la DGT, ya puede correr y acercarse a una oficina de correos para conseguirla, porque esta medianoche en Madrid y según reza en la ordenanza municipal de movilidad, ya será obligatorio llevarla en lugar visible, se recomienda en el lado derecho inferior del parabrisas delantero. De lo contrario, se arriesga a una multa de hasta cien euros, sean o no residentes en Madrid.

ondacero.es | Paloma de Prada

La etiqueta ambiental no solo se convierte en obligatoria sino que se vuelve imprescindible para acceder al centro de la capital. El nuevo Protocolo Anticontaminación o las restricciones de acceso de Madrid Central utilizan la catalogación de la DGT para limitar el acceso de vehículos

Quedan exentos los más contaminantes que no tienen distintivo un total de 1.792.208 turismos (el 17,7 por ciento del parque móvil de la capital), no les corresponde el distintivo ambiental de la DGT. Los coches de gasolina matriculados antes de 2000 y diésel anteriores a 2006 no tienen etiqueta.

Los conductores que aún no tengan la pegatina pueden comprobar en la web de la DGT cuál les corresponde sólo con introducir la matrícula. En el caso de que su vehículo tenga las características adecuadas, podrá obtenerla en una oficina de Correos por cinco euros o comprarla por internet en páginas autorizadas por 6,5 euros.

El gobierno de Manuela Carmena asegura que esta obligatoriedad tiene una "función pedagógica" y, además, "ayuda al control manual de las medidas contra la contaminación", puesto que se utiliza el criterio de las etiquetas para limitar la circulación durante los episodios de alta polución en el que salta el protocolo y para establecer las restricciones de acceso a Madrid Central.