"Pá comerse Madrid" con Pepa Gea

¿Mercadeamos?

Hace unas semanas hablábamos de las alegrías que nos dan los mercados, esos puestos de confianza ‘de toda la vida’ donde el pescadero te recomienda qué pescado es mejor para comprar hoy, el frutero nos dice en qué momento óptimo está la fruta de temporada. Y comentábamos cómo en los últimos tiempos se han ido recuperando los mercados madrileños que se estaban abandonando para que convivan con negocios de restauración, conceptos divertidos, sabrosos y con una relación calidad precio increíble. Son más de 14 los mercados que tenemos ahora mismo en Madrid con esta ‘doble personalidad’ y que no debemos dejar escapar como opción de ocio y para ya de paso, poder hacer nuestras compras. Así que hoy en Pá Comerse Madrid, hemos tenido que hacer una segunda parte de la ruta ‘mercadera’.

ondacero.es

Madrid | 22.04.2022 14:24

El otro día hablamos del renovado Mercado de San Antón, que está en Augusto Figueroa, Chueca en el que hay una clara unión de lo tradicional con lo contemporáneo. Hablamos también del Mercado de Barceló, que abrió en 1956 y tuvo una increíble transformación hace unos años convirtiéndose en un edificio moderno, y del Mercado de Vallehermoso, un ‘ecosistema’ donde conviven más de 60 puestos entre abastos, restaurantes y comercios.

Y hoy continuamos ‘mercadeando’ en el Mercado de Antón Martín, que lleva más de 80 años en la calle Santa Isabel, y que merece la pena pasearse y conocer toda su oferta. En las dos primeras plantas, abastos y restauración, y en la tercera, una escuela de danza de flamenco. Opciones muy ricas, como Doppelgänger (que significa ‘El doble caminante’), donde el transgresor Samy Alí, que tuvo La Candela Restò durante casi 5 años, en el que obtuvo una estrella Michelin y ahora tiene este concepto ‘casual’ en el puesto número 44 del mercado. Unos platos con técnicas y producto de restaurante con estrella, pero que no pasa de 30 €. O Cafés Tornasol, con sus maravillosos cafés de especialidad. Puestos de abastos como La Pistachería, donde los dueños traen los pistachos de sus propias fincas para venderlos en diferentes preparaciones… ¡Muy polifacético como veis!

Y nos vamos al Mercado de Chamartín en la Calle Potosí. Calidad, materia prima excepcional y grandes firmas que no podemos dejar pasar. Como Raza Nostra, que comenzó en 1973 en este mercado vendiendo carne y fíjate lo que ha crecido. En pescados y mariscos con grandes nombres, y con el recién inaugurado puesto de O’ Percebeiro, que nos traen directos desde Galicia sus productos; frutas y verduras de joyería, como nos las sirven en Frutas Charito; o comida para llevar como la de Alejandro Peñas Capel en Cocinería 44 donde te puedes comprar para tomar en casa o en la oficina unas estupendas lentejas o sopa castellana, o albóndigas, o un guiso de sepia que quita el sentido y a precios muy populares.

Exotismo, buenos precios y uno de los mejores ceviches de Madrid lo encontramos a espaldas de la Gran Vía en los 100 puestos que componen el Mercado de los Mostenses. Exotismo, porque encontramos desde un colmado de productos coreanos, o una zurcidora china, un dispensario de caviar iraní, y muchos productos latinoamericanos con los que preparar delicias. Y sobre el mejor ceviche de Madrid, nada como subir a la segunda planta, al Bar Lily, donde una cocinera china y un camarero peruano abrieron este restaurante de cocina chifa donde preparan un ceviche de corvina con su leche de tigre, su choclo, su batata, increíbles, una ración abundante, a un precio increíble, y los pisco sour que preparan, ¡deliciosos!

Y aunque no nos da tiempo a hablar de todos, por supuesto merece un paseo el Mercado de San Miguel, precursor de este concepto de fusionar la restauración con abastos y que es visita obligada de turistas que se llevan una buena imagen de nuestra gastronomía. Mercados gastronómicos como el de San Ildefonso en Fuencarral, La Paz en Ayala, San Fernando en Lavapiés, el Mercado de Chamberí en Alonso Cano, el de Tirso de Molina en Puerta del Ángel, el de la Cebada en La Latina, el de Torrijos en General Díaz Porlier… ¿Mercadeamos?