Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Un 12 de febrero de 2005

Los madrileños recuerdan en Onda Cero cómo vivieron el incendio del Windsor hace 15 años

Se cumplen 15 años del incendio del Windsor y persisten las dudas sobre el origen del fuego. La hipótesis de que una directiva de Deloitte dejara sin apagar un cigarrillo sigue sin ser del todo convincente, aunque quedó descartado que fuera intencionado.

ondacero.es
  Madrid | 12/02/2020

El Windsor fue levantado en la zona de Azca junto a la Castellana y tenía 106 metros de altura y 28 plantas. Edificio emblemático comido literalmente por las llamas, que mantuvo en vilo a Madrid durante toda la madrugada y que 15 años después recuerdan algunos ciudadanos.

"Tenía 15 años, pero es una imagen que se te queda grabada desde pequeño". "Estábamos en un bar, había una tv al fondo donde vimos un edificio empezar a arder y ya nos enteramos de que estaba ardiendo el Windsor". "Recuerdo al día siguiente que hubo una gran nevada y era muy llamativo ver un edificio todo negro cubierto por un manto blanco. Era una imagen tremebunda, ver cómo durante horas los bomberos eran incapaces de apagar aquello", cuentan a Onda Cero algunos ciudadanos que vivieron de cerca el incendio.

Entre los bomberos, hemos hablado con Ricardo Jiménez, entonces el jefe de Guardia que recuerda el día 15 años después: "El incendio estaba situado en la planta 21 -de 27 plantas-. Las primeras dotaciones nos distribuimos por el edificio para intentar acometer las primeras áreas de extinción y hubo otras dotaciones que se quedaron fuera para evitar que los elementos y rescoldos que caían ardiendo afectaran a los edificios colindantes, concretamente al Corte Inglés".

"Los equipos que estaban en intervención dentro empezaban a sufrir problemas de abastecimiento de agua, que no podían hacerse con el fuego, con una visibilidad prácticamente nula, con la llamarada del incendio pasando por encima de las cabezas. Unos compañeros, en uno de los colapsos de los elementos del falso techo, perdía su equipo de protección respiratoria", continúa.

Explica que tuvieron que "hacer unos rescates en condiciones de alto riesgo y críticos, donde un compañero perdió el conocimiento" y temieron lo peor por él.

"La orden de evacuación fue una decisión muy difícil de tomar, pero en ese momento el edificio estaba siendo devorado por las llamas, y lo único que había en juego era la vida de los bomberos. Con el incendio de ese edificio aprendimos bastante. Parte de ese aprendizaje se ha plasmado en los procedimientos que ahora se han escrito", asegura.

Hace 15 años, el Windsor quedó reducido a escombros. Hoy, en su lugar se levanta la Torre Titania, dos metros más baja que el anterior.