Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

se han tomado muestras del agua, que serán analizadas

Aparecen de nuevo decenas de peces muertos en el río Henares

El Ayuntamiento de Alcalá de Henares ha informado de la presencia de decenas de peces muertos flotando en el río Henares, como ya ocurrió el pasado mes de julio.

Agencias | Madrid
| 29/08/2016
Peces muertos en el río Henares

Peces muertos en el río Henares / @SamuelMSosa

Los técnicos municipales han procedido a aplicar el protocolo de recogida de muestras de las aguas, así como de los ejemplares muertos, según ha señalado el Ayuntamiento en un comunicado, ya que se han encontrado decenas de peces muertos flotando en el río Henares, como ya pasara el pasado mes de julio.

En el lugar se han personado también miembros del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) para tomar muestras del agua que serán analizadas por la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT). "Por otra parte, y puesto que existe un incendio en una nave de reciclaje de residuos situada en la localidad Chiloeches (Guadalajara), los responsables del área de Medio Ambiente están en contacto permanente con los técnicos pertenecientes a la Junta de Castilla la Mancha, a fin de conocer todas las novedades que se vayan produciendo en relación con este asunto", agrega el Consistorio.

Los especialistas de la Unidad Militar de Emergencia (UME) que intervienen en la zona del incendio implementado medidas para la prevención, el control y la contención de productos contaminantes, han informado al Ejecutivo de Alcalá de que los resultados de los análisis de las aguas no conectan ambos sucesos.

Durante el pasado julio, los técnicos municipales vincularon la aparición de los peces muertos con las altas temperaturas registradas, que podrían haber reducido considerablemente las concentraciones de oxígeno en el agua remansada. Las muertes también podrían haberse debido a una alteración de otros parámetros del agua, según indicaron las mismas fuentes. Entonces, en las necropsias practicadas no se apreciaron signos de enfermedad infecciosa o parasitaria evidente.