Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

NUEVA ORDENANZA MUNICIPAL EN REUS

La CUP propone un 'padrino' para animales de raza peligrosa

Uno de los puntos de la nueva ordenanza de Reus propone un 'padrino' que se haría cargo del animal cuando su dueño no puede. Se basa en la dificultad de adoptar una mascota de tales características para evitar abandonos y maltrato.

EFE | Madrid
| 19/07/2016
Hazte la lista

Hazte la lista / flooxer

El grupo municipal de la CUP de Reus propone un "padrino" para mascotas de raza peligrosa que se haría cargo del animal si su dueño no puede, entre otros puntos de la nueva ordenanza sobre los animales.

La nueva ordenanza, pionera en muchos de sus 69 artículos, propone la figura del "padrino" como alternativa para los animales de raza peligrosa cuando sus dueños no pueden tenerlos, ya que son muy difíciles de adoptar por sus características. También proponen que las mascotas tengan acceso libre a todas partes, como se estila en el resto de Europa, según señala la CUP.

La nueva normativa también incluye un curso de cuidadores obligatorio para todo aquel que se dedique al trato con animales, como la compraventa de ganado en la ciudad. Asimismo, proponen un carné de tenencia cívica responsable que debería entregarse al dueño de la mascota cuando la cense; un protocolo con la perrera y pactos con las protectoras.

La propuesta de la CUP fomenta la adopción, la acogida, evitar los abandonos y el maltrato y reivindica que Reus sea una ciudad amiga de los animales.

Se inspira en la normativa de Barcelona, la ley de protección animal catalana y europea y la ha elaborado durante un año una comisión de miembros de la CUP con experiencia en protección y bienestar animal. Mónica Pàmies, miembro de la comisión, tacha la actual normativa de Reus como "totalmente desfasada" y asegura que "refleja la ley española, que no tiene nada que ver con la catalana, mucho más proteccionista".