Demografía

Palencia pierde 132 habitantes en los seis primeros meses del año

A Palencia han llegado 644 personas de fuera de España.

Onda Cero Palencia

Palencia | 18.11.2022 13:24

Una pareja de ancianos pasea por la calle
Una pareja de ancianos pasea por la calle | EFE

ICAL

Castilla y León volvió a perder población y a colocarse entre las tres autonomías que vieron caer sus cifras de habitantes en los seis primeros meses del año. Es cierto que lo hizo a un ritmo menor que en estudios precedentes, del 0,03 por ciento, pero aún así perdió 717 personas hasta las 2.376.687. Este comportamiento negativo que también se detectó en Extremadura (0,15 por ciento) y Principado de Asturias (0,08 por ciento), al ver bajar sus habitantes en 1.579 y 837 personas, en cada caso.

Así lo ponen de manifiesto los datos de la Estadística de Migraciones publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística, que precisan que la población en España subió en 182.141 personas, hasta situarse en 47.615.034, un 0,38 por ciento más. Se trata del valor máximo de la serie histórica. En concreto, los mayores movimientos e n términos relativos se dieron en Comunidad de Madrid (0,82 por ciento), Illes Balears (0,68 por ciento) y Comunitat Valenciana (0,66 por ciento).

La variación negativa de Castilla y León se explica por el saldo negativo, tanto vegetativo, como migratorio interior. En concreto, la Comunidad registró 9.241 fallecimientos más que nacimientos en la primera mitad el año, así como la marcha de 666 personas a otros territorios españoles más que los que llegaron. Por el contrario, el balance exterior refleja una cifra positiva de 9.274 personas, que le permitió aguantar el tipo.

En España, el saldo vegetativo fue también negativo, con 72.409 personas, al registrarse 158.816 nacimientos y 234.225 defunciones, pero se compensó con un resultado migratorio exterior positivo en 258.547 personas, un 83,3 por ciento mayor que en el semestre anterior. En concreto, hubo 478.990 inmigrantes que llegaron al país, frente a los 220.443 emigrantes que dejaron España.

Si se analiza los datos, se observa que Castilla y León fue en términos absolutos la tercera autonomía con peor saldo vegetativo, por detrás de Andalucía, donde murieron 11.059 personas más de las que nacieron, y Galicia, que anotó 10.651. Del mismo modo, se coló en el grupo con saldo migratorio interior negativo, por detrás de Cataluña, con un descenso de 1.468 personas; y País Vasco, con 1.209 menos.

Mientras, en el saldo migratorio exterior, se colocó en puestos intermedios. En este caso, ninguna comunidad anotó cifras negativas. El dato más contenido fue el de La Rioja, que vio afincarse a 1.490 personas procedentes del extranjero, frente a las 54.328 de Madrid y las 40.823 de Cataluña.

Evolución por provincias

Si se analizan los datos por provincias, se observa que Valladolid permitió a la Comunidad mantener los datos, ya que ganó 1.152 habitantes, hasta los 518.950 ciudadanos, un 0,22 por ciento más. Fue una de las cuatro provincias que vio engrosar sus datos, ya que las demás restaron. En concreto, también ganaron vecinos Soria (374 hasta 89.519), con un repunte del 0,42 por ciento; junto a Ávila (281 hasta los 159.318), un 0,18 por ciento más, y Segovia (174 hasta 153.994), con un 0,11 por ciento.

Mientras, León perdió 977 habitantes, un 0,22 por ciento, hasta los 352.331; Burgos, 660, un 0,19 por ciento, hasta los 352.331; y Zamora hasta 541, un 0,32 por ciento, hasta cerrar una cifra poblacional de 167.363. Salamanca restó 388 habitantes, un 0,12 por ciento, hasta los 326.081, mientras que Palencia restó 132, un 0,08 por ciento, hasta las 157.205.

Por lo que respecta a las personas que llegaron a la Comunidad desde fuera de España, la mayor parte de las 9.274 se afincaron en las provincias de Valladolid (2.237), Salamanca (1,353) y León (1.309). Le siguieron Ávila (897) y Soria (822), por delante de los 800 que se afincaron en Segovia. En Burgos fueron 646 y en Palencia, 644, que en el caso de Zamora se elevaron a 566.

Por último, en el saldo migratorio interior, sólo mantuvieron en positivo las cifras, es decir recibieron a personas, Ávila (17), León (41) y Valladolid (201). En el resto, hubo fugas a otras autonomías, caso de Burgos (205), Palencia (146), Salamanca (276), Segovia (189), Soria (69) y Zamora 840).