Reconocen que puede existir un porcentaje de error y es necesario seguir investigando

Los veterinarios afirman que las pruebas de tuberculosis en cabras tienen sensibilidad suficiente para detectar contagios

El presidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Ciudad Real, José Ramón Caballero, comprende la preocupación de los ganaderos de caprino de la provincia ante la prevalencia de la tuberculosis en cabras, que supone para ellos el sacrificio de los animales, pero recuerda la necesidad de controlar una enfermedad que es contagiosa y peligrosa, pudiendo llegar incluso a afectar a la salud humana.

Mª Ángeles Díaz Madroñero

Valdepeñas | 24.09.2021 15:55

En una entrevista concedida a Onda Cero, Caballero ha recordado la obligatoriedad de realizar estos controles serológicos en Castilla-La Mancha, que se enmarcan dentro del Programa Nacional de Erradicación de la Tuberculosis Bovina, pero también la necesidad de estas pruebas masivas.

Ya que, en su opinión, la falta de controles exhaustivos durante mucho tiempo ha supuesto la propagación de la enfermedad, hasta llegar a la situación actual.

Sobre el porcentaje de cabras que, una vez sacrificadas, no presentan signos aparentes de tuberculosis, el presidente del colectivo de veterinarios de la provincia apunta que, si bien puede haber un pequeño porcentaje de error que se revele al hacer la necropsia, las pruebas que se realizan tienen la sensibilidad suficiente para detectar los animales contagiados.

Y, aunque confirma la importancia de seguir investigando hasta conseguir pruebas específicas para la especie caprina (las que se realizan ahora originalmente son para bovino), José Ramón Caballero, afirma que si en una explotación ganadera hay un porcentaje de positivos la enfermedad está presente en el ganado y es necesario controlarlo.

Las medidas que pueden tomar los ganaderos para intentar frenar la propagación de la enfermedad entre sus animales, pasan por la separación de cabras sospechosas del resto, control de comederos y bebederos, pastos compartidos con otros rebaños y tener cuidado con los movimientos de animales que vienen de otras explotaciones, tanto dentro de nuestra región como de comunidades autónomas limítrofes.

En el caso de la tuberculosis en animales, solo puede hacerse una labor preventiva y de control, por eso el presidente del Colegio de Veterinarios de Ciudad Real ha hecho un llamamiento a los ganaderos para que confíen en sus veterinarios de explotación y sigan sus consejos e indicaciones.

No existe una solución inmediata, ha reconocido José Ramón Caballero, pero incluso en este escenario se ha mostrado optimista sobre las posibilidades de poder controlar y, en un futuro, erradicar la enfermedad.

Temas