XII Informe El Estado de Pobreza

La pobreza aumenta en Castilla-La Mancha hasta 665.000 personas

EAPN-CLM ha presentado este lunes el "XII Informe El Estado de Pobreza" que ofrece una radiografía actualizada del impacto de la pobreza y la exclusión social en España y en Castilla-La Mancha.

Onda Cero Toledo

Toledo | 17.10.2022 12:53

Pobreza energética
Pobreza energética | Pixabay

EAPN-CLM ha presentado este lunes el XII Informe El Estado de Pobreza: Seguimiento de los Indicadores de la Agenda 2030 UE (2015-2021) que ofrece una radiografía actualizada del impacto de la pobreza y la exclusión social en España y en Castilla-La Mancha.

Esta presentación se produce en el marco de la conmemoración del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

El acto ha sido conducido por Adolfo Patón, presidente de EAPN-CLM y Juan Carlos Llano, sociólogo y autor del Informe.

Castilla-La Mancha rompe en el 2021 la tendencia descendente que venía experimentando desde 2016 y registra este año una tasa AROPE del 32,5%, con, 665.000 personas en riesgo de pobreza y/o exclusión social.

Con respecto al año pasado, registra un incremento de 1,8 puntos y se agregan 36.000 nuevas personas en situación de pobreza y/o exclusión social

Esta cifra es superior a la media nacional, que es del 27,8, y sitúa a la región en una posición intermedia en el conjunto de comunidades autónomas: la segunda por encima de la media nacional e inferior a Murcia, Canarias, Extremadura, Andalucía y las dos ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Datos por género

Asimismo, en el último año la brecha de género se ha ensanchado a su valor máximo en el periodo a causa del importante incremento de 2,5 puntos porcentuales en la tasa femenina.

Entre los varones, la tasa también ha aumentado, pero solo lo ha hecho en 9 décimas, un tercio del primero.

En términos absolutos hay en Castilla- La Mancha 313.000 varones y 352.000 mujeres en situación de pobreza y/o exclusión social.

Datos por edad

Respecto a la edad, las personas de 65 años o más registraron hasta 2018 tasas AROPE notablemente más bajas que el resto de los grupos.

Sin embargo, en los últimos tres años han sufrido un importante incremento que la ha llevado hasta del 35%, cifra que durante los dos últimos años es la más alta entre los grupos de edad.

Gastos Vivienda

Otra cuestión estructural muy importante en la generación de pobreza es la intensidad del gasto que deben afrontar las familias para cumplir con sus necesidades de vivienda.

En Castilla-La Mancha, el 7,8 % de la población tiene gastos de vivienda superiores al 40% de su renta disponible, sin embargo, entre las personas pobres la cifra se triplica y alcanza al 25,1%.

Además, debe destacarse que el 19,2% de las personas pobres gasta en vivienda más de la mitad de su renta, lo que supone un aumento de 9,1 puntos con respecto al año anterior.

Pobreza severa

Por otro lado, en el año 2021 la tasa de pobreza severa, esto es, el porcentaje de personas que viven en hogares con un ingreso máximo de 530 € mensuales por unidad de consumo, en Castilla-La Mancha es del 11,9 % (244.000 personas en datos absolutos).

Este dato refleja un notable crecimiento con respecto a la situación del año pasado: la tasa de pobreza severa sube 2,5 puntos porcentuales.

En este sentido, Castilla-La Mancha sufre un incremento en la diferencia con la media nacional: desde cifras prácticamente iguales entre el país y la región, ahora C-LM supera en 1,8 puntos porcentuales la media nacional de pobreza severa.

Asimismo, cabe destacar dos elementos de privación material y social severa.

En primer lugar, y de mucha importancia, es el alto porcentaje de personas que no pueden mantener una conexión a Internet, fija o móvil, que alcanza el 12,2% y multiplica por 4,5 el valor registrado en el conjunto nacional.

En segundo lugar, sobre las condiciones de habitabilidad del hogar, el número de personas que no puede permitirse mantener la vivienda a una temperatura adecuada aumenta de un 9,7% a un 13,6%.

Finalmente, el 44,5 % de la población experimenta dificultades para llegar a fin de mes, lo que supone un incremento de 5,2 puntos porcentuales con respecto a 2020, lo que interrumpe un largo período de descenso desde el año 2016.