Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

ascendían a 8.919,8 millones de euros

Rechazado el presupuesto de Castilla-La Mancha con los votos del PP y Podemos

Las Cortes de Castilla-La Mancha han rechazado, con los votos a favor de PSOE y en contra de PP y Podemos, los presupuestos de la Junta de Comunidades para 2017, que ascendían a 8.919,8 millones de euros, con un techo de gasto de 5.960 millones.

EFE | Madrid | 07/04/2017

El presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page

El presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page / EFE

Tras casi 18 horas de debate, el pleno de las Cortes ha tumbado por primera vez en Castilla-La Mancha el proyecto de ley de presupuestos, que se presentó tras un acuerdo alcanzado en enero de 2017 entre el Gobierno regional, del PSOE, y Podemos que incluía un Plan de Garantías Ciudadanas dotado con 120 millones de euros.

El apoyo de los dos diputados de Podemos en las Cortes era necesario para que salieran adelante las cuentas, ya que el PSOE gobierna en solitario en la región, donde cuenta con quince diputados en las Cortes, frente a los 16 del PP. Tras haber sido rechazado el proyecto de ley en la votación en las Cortes, el Gobierno de Castilla-La Mancha deberá continuar trabajando con el presupuesto prorrogado de 2016.

La no aprobación de las enmiendas parciales que Podemos ha presentado al presupuesto, como por ejemplo la que pedía la reducción de horas de religión en la educación pública para destinar ese dinero al transporte escolar, ha sido el argumento que han utilizado para justificar su negativa final al presupuesto.

Antes de rechazar el dictamen, incluso Podemos ha apoyado cuatro enmiendas del PSOE, si bien los socialistas no han respaldado ninguna de las de la formación morada. Tras el rechazo de las cuentas, el consejero de Hacienda, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha ofrecido una rueda de prensa en la que ha acusado a Podemos de haber hecho "un ejercicio de máxima irresponsabilidad" y ha opinado que los dos diputados de la formación morada deben dimitir de sus escaños.

Para Ruiz Molina, con el voto en contra se ha evidenciado "la gran coalición" entre el PP y Podemos, a los que ha acusado de haber "hecho un ejercicio de irresponsabilidad absoluta". Sin embargo, el secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha, José García Molina, ha justificado su voto en que el Ejecutivo castellanomanchego ha tramitado los presupuestos "como si tuviera mayoría absoluta" e incluso les ha acusado de haber "actuado con prácticas antidemocráticas de estilo rayano en lo mafioso".

García Molina ha explicado que el Consejo de Coordinación de Podemos en Castilla-La Mancha y el grupo parlamentario han decidido, en sucesivas reuniones, "por unanimidad votar en contra del presupuesto", si bien la última decisión se ha adoptado hoy mismo. Sin embargo, y tras acusar al presidente regional de estar "más pendiente de lo que pasa en Madrid" que de Castilla-La Mancha, se ha mostrado dispuesto a sentarse para "tener un presupuesto mejor".

Para el grupo parlamentario popular, el presidente del Gobierno regional debe explicar el "espectáculo bochornoso" que, a su juicio, ha sucedido, según el portavoz del PP en las Cortes, Francisco Cañizares, que ha rechazado que haya una "gran coalición PP-Podemos". Por su parte, la portavoz del PSOE en las Cortes, Blanca Fernández, ha asegurado que habían "negociado hasta la extenuación" las enmiendas, y ha advertido: "Estamos asistiendo a la gran coalición PP-Podemos que impidió un gobierno socialista en España". Todo ha sucedido en un pleno que ha estado marcado por el recuerdo a la consejera de Fomento de Castilla-La Mancha, Elena de la Cruz, que falleció el 4 de abril a los 44 años por una leucemia, que se la había diagnosticado cinco días antes.