Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

España vaciada

Médico rural en Cuenca durante la pandemia

Obsoletos consultorios locales de salud, problemas de conexión a internet, cobertura, y falta de teléfonos corporativos que permitan contactar directamente con los especialistas del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam). Estos son algunos de los problemas que padecen en muchos pueblos de Cuenca los profesiones sanitarios, donde el médico rural es la puerta de entrada del paciente al sistema sanitario. La mayoría septuagenarios y octogenarios con pluripatologías. El doctor César Monteagudo lleva tres décadas en la España vaciada.

Lorena Mayordomo
  Cuenca | 14/08/2020

En una entrevista en Onda Cero Cuenca, Monteagudo ha explicado que actualmente es uno de los cuatro médicos del centro de Salud de Cañaveras. Cuida de unos 700 pacientes, también de las localidades de Villaconejos de Trabaque y Albalate de las Nogueras.

En los últimos treinta años ha pasado además consulta en algunos pueblos de Guadalajara.

Aunque reconoce que para un profesional de salud dedicar el tiempo necesario a cada paciente es muy importante (y esto es posible en el medio rural), lamenta que el trabajo diario se complique a veces por falta de medios.

“La imagen del médico rural es demasiado romántica”, señala a esta emisora, a la vez que advierte que la atención rural tiene un “déficit crónico”.

El aislamiento tecnológico es uno de los hándicaps, al que se suma la situación de muchos consultorios locales.

Según Monteagudo, si les pidieran los mismos requisitos que a los centros donde se hacen pirsin, muchos estarían cerrados.

Olmedilla de Eliz

Del centro de salud de Cañaveras depende la pequeña localidad de Olmedilla de Eliz, donde esta semana se ha declarado un brote de COVID-19.

Al menos hay seis personas que han dado positivo y otras siete en seguimiento, según la información facilitada por la Consejería de Sanidad.

En este sentido, Monteagudo ha advertido que la pandemia sigue ahí y no hay que bajar la guardia.

Ha recordado que es necesario seguir adoptando todas las medidas de seguridad y, sobre todo, acotar el grupo de personas con las que nos relacionamos.

Cuidar a los mayores del entorno rural es además una de las prioridades en estos momentos. Este mes de agosto muchos ciudadanos vuelven a los pueblos desde las grandes ciudades, principalmente de la Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana.