Participan policías de diferentes países europeos, entre ellos los GEO

Unidades antiterroristas realizan prácticas de asalto de aeronaves en el aeropuerto de Ciudad Real

Unidades tácticas antiterroristas de varias policías europeas participan esta semana en el Aeropuerto de Ciudad Real en ejercicios prácticos en los que se ensaya cómo llevar a cabo actuaciones policiales ante incidentes críticos con rehenes en aeronaves.

EFE

Ciudad Real | 21.10.2021 19:33

Unidades antiterroristas realizan prácticas en el aeropuerto de Ciudad Real
Unidades antiterroristas realizan prácticas en el aeropuerto de Ciudad Real | EFE

En las jornadas de trabajo, los cuerpos de elite de la policía de nueves países europeos que forman parte de la red Atlas de cooperación policial han compartido conocimientos para mejorar sus protocolos de actuación ante situaciones críticas de emergencia en materia de seguridad.

Entre los grupos participantes en estos ejercicios tácticos han estado miembros del Grupo de Intervención Especial (GIS) de Italia, la Unidad de Operaciones Antiterroristas de la Policía de Lituana (ARAS), la Unidad Especial de la Policía Federal (DSU) de Bélgica, la Unidad Táctica de Operaciones Especiales Antiterroristas (EKO COBRA) de Austria.

También han participado integrantes del Grupo de Intervención de la Gendarmería Nacional (GIGN) de Francia, del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) de Portugal, de la Unidad de Operaciones Especiales y Contraterrorismo (GSG9) de Alemania, del Grupo de Intervención Especial (NI) de Suecia y del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional.

Durante los ejercicios de entrenamiento, los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad han realizado un asalto de alta intensidad a un avión, en cuyo interior se encontraban secuestradores que habían retenido a un grupo de rehenes.

El inspector-jefe de la Sección Operativa de la Policía Nacional, José Ángel Serrano, ha explicado a los medios de comunicación que el ejercicio táctico ha consistido en la entrada rápida a la estructura tubular del avión, que es de las más complicadas con la que los agentes se pueden encontrar.

En este simulacro de secuestro han trabajado bilateralmente 39 efectivos, miembros del GOE portugués y del GEO de la Policía Nacional, que han estado apoyados por efectivos del Servicio de Atención de Urgencias (Samur), equipados con material de protección balística.

Las claves de este tipo de intervención, ha explicado Serrano, son la velocidad, la rápida aproximación, la apertura eficaz de la puerta y tomar el dominio de la estructura con la mayor seguridad posible.

Los equipos han estado también apoyados desde el aire por varios drones de servicio aéreo de la Policía Nacional que apoyan a los GEO en este tipo de operaciones.

Este ejercicio es uno de los muchos que los cuerpos de elite de las policías europeas realizarán a lo largo de esta semana en el Aeropuerto de Ciudad Real.

Los ejercicios forman parte del proyecto internacional con Europol en el que España espera convertirse en centro de excelencia en la materia, según ha comentado el director general de la Policía, Francisco Pardo.

En declaraciones a los medios, el director general de la Policía ha señalado que este tipo de ejercicio enmarcado dentro de la iniciativa Atlas son muy importantes en momentos en los que desafíos en materia de seguridad cada vez son mayores y complejos.

Para estar preparados para combatir estas amenazas, ha dicho, hay que estar preparados de manera global y eso sólo se puede conseguir a través de la cooperación internacional.

De ahí que haya resaltado la importancia de los entrenamientos tácticos operativos que se llevan a cabo en el Aeropuerto de Ciudad Real y que, en su opinión, son necesarios para afrontar los nuevos desafíos a los que se enfrentan los países.

Pardo ha remarcado que este ejercicio plasma la necesaria colaboración que tiene que haber entre unidades policiales de diferentes países de la Unión Europea, que con entrenamientos como este "enriquecen" a las propias unidades especializadas en dar respuesta a este tipo de situación.

"La formación y el intercambio de buenas prácticas entre unidades homólogas de otros países es sin duda el camino que ha de recorrerse para adaptarse a los tiempos y a los nuevos métodos criminales, en definitiva para ser mejores desde el punto de vista operativo policial", ha subrayado.