Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

El director general de Salud Pública asegura que las medidas se establecer por criterios técnicos y epidemiológicos

Juan Camacho: "El Gobierno de CLM tiene una preocupación continua con Bolaños de Calatrava"

El director general de Salud Pública de Castilla-La Mancha, Juan Camacho, ha manifestado que la población de Bolaños de Calatrava, municipio que está confinado debido a la evolución creciente del coronavirus, sabe que tiene el apoyo del Gobierno regional y ha dicho que tienen una preocupación continua con esta localidad.

José Luis Juárez
 |  Toledo | 17/09/2020

Durante una rueda de prensa ofrecida en Toledo para valorar la evolución del Covid-19 en la región, Camacho ha indicado que la Junta de Comunidades tiene contacto permanente con la autoridad competente en este asunto que es la delegación provincial de Sanidad, a la que se está aportando datos y con la que se está gestionando las medidas que se han puesto en marcha en Bolaños.

Camacho ha dicho que lejos de ser una cuestión caprichosa, el establecimiento de medidas especiales en los municipios se basa en datos técnicos y criterios epidemiológicos con el objetivo de contener la expansión del virus.

Dice que aunque la tendencia de la evolución de la curva de la pandemia dista mucho de lo que ocurrió en marzo, sin embargo el virus sigue entre nosotros y es necesario redoblar el cuidado y las medidas.

El director general de Salud Pública ha avanzado la incorporación de 132 nuevos rastreadores en Castilla-La Mancha, con lo que se alcanza el número de casi 560 para hacer seguimiento de los contagios.

Se trata, como ha subrayado Juan Camacho, de una ratio de un rastreador por cada 3.600 habitantes, por debajo de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) que es de un rastreador por cada 4.600 habitantes.