Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Incluye un capítulo dedicado a la crisis del coronavirus

Miguel Ángel Revilla publica su nuevo libro '¿Por qué no nos queremos?'

El presidente de Cantabria y secretario general del Partido Regionalista de Cantabria (PRC), Miguel Ángel Revilla, ha escrito este libro "con el ánimo de que sirva de toque de atención y de estímulo para lograr un tiempo venidero mejor".

Europa Press
 |  Santander | 01/06/2020
Portada del nuevo libro de Miguel Ángel Revilla

Portada del nuevo libro de Miguel Ángel Revilla / Espasa

El libro, que incluye un capítulo dedicado a la crisis del coronavirus, se ha escrito "con el ánimo de que sirva de toque de atención y de estímulo para lograr un tiempo venidero mejor. Todos, cada uno con su pequeña o gran responsabilidad, tenemos el deber de contribuir a que eso sea así", sostiene Revilla.

España ha cambiado muy positivamente en los últimos cuarenta años hasta ser un país con una gran esperanza y calidad de vida, con un idioma común que hablan 600 millones de personas, una extraordinaria sanidad pública universal y gratuita, una gastronomía única; es una potencia turística mundial, con magníficas infraestructuras, un país entre los más solidarios del mundo, con una transición democrática ejemplar.

Sin embargo, Revilla se pregunta "qué pasa", "por qué somos tan cainitas, tan autodestructivos" y "por qué tenemos tan mala opinión de nosotros mismos". "Ahí están el problema catalán, la corrupción, la escasa credibilidad de los políticos, la lacra de las casas de apuestas, el drama de la despoblación rural o el comunicado del rey Felipe VI por el que renunciaba a la herencia de su padre y le retiraba su asignación económica".

Revilla analiza todos estos temas en su nuevo libro sin morderse la lengua y poniendo nombres y apellidos, porque "a mis setenta y siete años paso de casi todo, salvo de la necesidad de estar tranquilo con mi conciencia".