Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

IGLESIA ABUSOS

El obispo de Mallorca visita Lluc en apoyo a los profesionales del santuario

Ante la denuncia presentada por un antiguo miembro del coro, que supuso que Vallespir fuera apartado de forma cautelar el viernes, Salinas ha visitado Lluc antes de la eucaristía dominical, se ha reunido con la comunidad de los Misioneros de los Sagrados Corazones, los padres de los alumnos y trabajadores del santuario, ha informado el Obispado de Mallorca en un comunicado.

EFE | Palma de Mallorca | Actualizado el 18/07/2018 a las 12:27 horas

Lluc Obsipado

Lluc Obsipado / Redaccion

El obispo de Mallorca, Javier Salinas, ha visitado este domingo el Santuario de Lluc y la Escolanía para mostrar su apoyo a los profesionales que los gestionan, tras haber apartado de forma cautelar de sus funciones al prior del monasterio, Antoni Vallespir, denunciado por presuntos abusos sexuales.

Ante la denuncia presentada por un antiguo miembro del coro, que supuso que Vallespir fuera apartado de forma cautelar el viernes, Salinas ha visitado Lluc antes de la eucaristía dominical, se ha reunido con la comunidad de los Misioneros de los Sagrados Corazones, los padres de los alumnos y trabajadores del santuario, ha informado el Obispado de Mallorca en un comunicado.

En el transcurso del encuentro, el obispo ha manifestado su apoyo al esfuerzo educativo y la línea de trabajo que lleva adelante el claustro de profesores y trabajadores, así como la gestión del santuario encabezada por la comunidad de Misioneros de los Sagrados Corazones, en quienes sigue confiando el cuidado del santuario mariano.

En los últimos años, la escolanía cuenta con un grupo de profesionales laicos que impulsan y sostienen el proyecto educativo del centro, para que siga siendo el referente para la educación integral de los alumnos en todas sus dimensiones que ha hecho que tantas familias hayan confiado en Lluc durante siglos, ha recalcado el obispado en la nota.

El obispo de Mallorca, "a pesar de las dificultades actuales", ha alentado al personal del santuario y la escolanía a seguir adelante "en su tarea para continuar haciendo de Lluc el corazón de Mallorca".

El tribunal eclesiástico de la Diócesis de Mallorca recibió la pasada semana una denuncia de "presuntos" abusos por parte de un antiguo "blauet" y abrió una investigación.

Ante la presunta gravedad de los hechos denunciados, el prior presentó la renuncia y fue apartado de forma cautelar de sus cargos diocesanos como prior del Santuario y rector de Escorca y del ejercicio público de su ministerio en la diócesis.

El Obispado de Mallorca aseguró en un comunicado que "cualquier abuso es una ofensa a las víctimas y a Dios", y "produce un profundo sufrimiento" en la iglesia mallorquina.

"Deseamos mostrar nuestro dolor y repulsa por los presuntos delitos denunciados y manifestar nuestra cercanía con la víctima que pudiera estar afectada por este pecado y delito, si así se confirma, y compartimos el más absoluto respeto por la actuación de la Justicia, deseando el esclarecimiento de los hechos y salvaguardando el derecho de todas las partes", añadió.

Por su parte, la congregación de los Misioneros de los Sagrados Corazones señaló en otro comunicado que la retirada cautelar del prior tiene en cuenta la necesaria presunción de inocencia en favor de Vallespir y expresó el "pleno apoyo de sus hermanos religiosos".

La congregación manifestó también su confianza en "la rápida y justa actuación de las instancias judiciales eclesiásticas", y su "clara y firme voluntad" de aclarar las acusaciones y "adoptar las medidas adecuadas" con transparencia y favoreciendo los derechos de los menores "implantada en la Iglesia católica por los papas Benedicto XVI y Francisco".

Los misioneros realizaron además "un llamamiento a la serenidad de las familias de los 'blauets' que han confiado la educación de sus hijos al santuario de Lluc".