Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

En el Parlament

Vox rompe el consenso contra el turismo de borrachera

El conseller de Turismo, Iago Negueruela, admite que el decreto de excesos puede generar "dificultades" y se compromete a revisarlo tras acabar la temporada.

Onda Cero Mallorca
 |  Illes Balears | 04/02/2020
Turismo de borrachera en Magaluf

Turismo de borrachera en Magaluf / Getty Images

Todos los partidos políticos salvo Vox han votado este martes a favor del decreto del Govern pionero en Europa para poner fin al turismo de excesos, borracheras y balconing en tres zonas de Baleares.

De esta forma, el Parlament balear ha aprobado esta iniciativa del Govern presidido por la socialista Francina Armengol, que está en vigor desde hace unos días tras su publicación en el Boletín Oficial de las Illes Balears (BOIB) y se aplicará este próximo verano.

El decreto prohíbe en las zonas de la Playa de Palma y Magaluf en Mallorca y el West End de Sant Antoni de Ibiza el llamado turismo de borrachera y excesos y contempla la expulsión de los hoteles de Baleares de los turistas que practiquen el balconing, que se enfrentan al pago de multas de hasta 60.000 euros.

Con ocasión del debate, el conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela, ha defendido que esta normativa era "necesaria, pionera y es una apuesta por la calidad", y ha desechado las "imágenes" que se emiten cada verano de algunos destinos de Baleares de borracheras, peleas, abusos, precipitados y destrucción del mobiliario urbano.

El objetivo de esta iniciativa, ha defendido, no es recaudar dinero a través de las multas que se impondrán, sino poner fin a este tipo de conductas que hay que "erradicar" de manera inmediata.

Negueruela ha destacado el consenso y apoyo de los mercados turísticos internacionales a esta iniciativa y de los propios ciudadanos de Baleares. "No podemos permitir más conductas que suponen muertes y accidentes", ha aseverado.