Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Turismo

Turismo ha dado de baja 5.439 plazas en Mallorca desde 2017

La vicepresidenta del Govern y consellera de Innovación, Investigación y Turismo, Bel Busquets, ha detallado que, de las que se han dado de baja, 4.888 corresponden a alquiler turístico.

EFE
 |  Baleares | 20/05/2019
Imagen de archivo de viviendas

Imagen de archivo de viviendas / Archivo

La Conselleria de Turismo ha dado de baja 5.439 plazas turísticas, de las que 663 corresponden a Palma, desde que entró en vigor la Ley de Comercialización de Estancias Turísticas de Baleares en agosto de 2017, que suprimió las excepciones para habilitar determinadas plazas.

La vicepresidenta del Govern y consellera de Innovación, Investigación y Turismo, Bel Busquets, ha detallado que, de las que se han dado de baja, 4.888 corresponden a alquiler turístico, de agroturismos son 143, de turismo de interior 286, de turismo rural 10 y de hoteles 112.

Busquets ha asegurado que esa primera reducción "demuestra que la ley funciona" y que Mallorca está "en un decrecimiento constante y que continuará produciéndose", en el que "se han dado de baja plazas de alquiler turístico que no cumplían los mínimos de la ley, pero también referidas a hoteles".

Ha recordado que el Govern fijó, por primera vez, un techo de 435.000 plazas en Mallorca, que es la única isla en la que el Govern ejerce la competencia de ordenación turística, que en las demás está transferida a los consells.

Todas ellas se habían ido creando al margen del sistema de Bolsa de Plazas Turísticas y se habían acogido a las distintas excepciones permitidas desde 1999 para hoteles de 5 estrellas, de ciudad, agroturismos, hoteles rurales y el alquiler turístico, o bien al sistema de la declaración responsable de inicio de ejercicio de actividad (DRIA).

Busquets ha detallado que las 5.439 son las primeras de la estimación de unas 120.000 creadas desde 1999, que la Conselleria prevé que irán bajando "en un horizonte a largo plazo".

El director general de Turismo, Antoni Sansó, ha detallado que la gran mayoría de las que se han dado de baja, son plazas que en su día se dieron de alta con la DRIA y que al revisarse mediante inspección "se ha comprobado que eran falsas o con errores o que no cumplían" los requisitos, de manera que "se dan de oficio de baja porque no ha cumplido lo que dijeron en su momento que tenían".

Otra parte menor corresponde a plazas que los mismos propietarios han dado de baja por no resultar rentables.

Sansó ha advertido de que el proceso administrativo para dar plazas de baja "es largo" porque el sistema "es muy garantista", si bien se van produciendo bajas de manera constante. "Cada día firmo bajas", ha afirmado.

Ha recalcado que se trata de "bajas definitivas", porque desde la aprobación de la ley de 2017, la única forma de acceder a plazas nuevas es mediante su compra a través del Consorcio Bolsa de Plazas.

Sansó ha explicado que, a día de hoy las plazas existentes en Mallorca, sumando las oficiales y las de la Bolsa de Alojamientos Turísticos son 430.864. La Bolsa partía de 43.000, de las que el Plan de Intervención en Ámbitos Turísticos (PIAT) estableció que 20.000 eran para alquiler y 10.000 hoteleras, y unas 13.000 en reserva.

De las 20.000 para alquiler, se han vendido 11.991, ha detallado Sansó; y de las hoteleras 2.289, de manera que quedan unas 8.000 de dada modalidad y las 13.000 de reserva.

Sansó se ha referido también a la problemática existente en el barrio palmesano de Son Espanyolet, donde los vecinos han denunciado numerosos alquileres turísticos, y ha asegurado que "la Conselleria sigue sus pautas administrativas" y está actuando en dicha barriada.

Ha asegurado que en Son Espanyolet "hay un montón de expedientes abiertos que siguen su proceso, pero no por las protestas la Conselleria puede agilizarlos".

El director general de Turismo ha recalcado que la Conselleria atiende a las denuncias en toda Mallorca y ha pedido que se facilite a los funcionarios inspectores que puedan hacer su trabajo.

"Nunca se había hecho lo que estamos haciendo y nunca se habían puesto las sanciones que se están poniendo", ha reivindicado Sansó, que ha reconocido la labor de los inspectores "a veces ingrata porque no todo llega buen puerto".

Ha insistido en que hay denuncias de vecinos de Son Espanyolet que ya han dado lugar a sanciones y también a bajas de plazas pero ha pedido cautela porque "aún están en plazo de alegaciones"