PALMA

Emaya tendrá un nuevo colector y un depósito de aguas para reducir los vertidos al mar

La empresa municipal de Palma ha adjudicado por 22,6 millones de euros la construcción de un nuevo colector de aguas mixtas (pluviales y fecales) y un nuevo depósito de laminación con los que reducirá la contaminación de los caudales que se vierten al mar.

EFE

Baleares | 30.01.2019 13:42

Playa de Can Pere Antoni
Playa de Can Pere Antoni | Europa Press

La empresa municipal de Palma Emaya ha adjudicado por 22,6 millones de euros procedentes del canon de saneamiento la construcción de un nuevo colector de aguas mixtas (pluviales y fecales) y un nuevo depósito de laminación con los que reducirá la contaminación de los caudales que se vierten al mar.

Las obras las ejecutará Acciona en un plazo de 18 meses a partir de marzo, han anunciado este miércoles el alcalde, Antoni Noguera, y la concejala de Medio Ambiente y presidenta de la Empresa Municipal de Aguas y Alcantarillado (Emaya), Neus Truyol.

El colector subterráneo arrancará de las Avenidas y su trazado llegará hasta la depuradora ubicada en el Coll den Rebassa. Tendrá 3,2 kilómetros de longitud, 2 metros de diámetro y un 0,2 % de pendiente.

"Muchas de las obras se harán desde el subsuelo, por lo que los vecinos de las calles no se verán demasiado afectados", ha precisado Truyol.

La función de este gran colector será canalizar las primeras aguas de lluvia y mixtas, las más contaminantes, y servirá para reducir el 90 % de la carga contaminante de la llamada cuenca del Baluard.

Según ha indicado Truyol, los técnicos han previsto que la contaminación total de las aguas "se reducirá en un 40 %" y que "14 toneladas de contaminantes dejarán de ir al mar en cada episodio de lluvia".

La concejala ha asegurado que la calidad del agua de baño de las playas de Palma "mejorará un 90 %" y que el impacto en el ecosistema marino "se reducirá enormemente".

Por lo que hace referencia a la nueva estación de bombeo y depósito de laminación, Truyol ha explicado que será un elemento básico para evitar que las primeras aguas de lluvia lleguen al mar y arrastren elementos contaminantes.

Este nuevo depósito se ubicará junto a la actual depuradora, en Coll den Rebassa, tendrá una capacidad para 50.000 metros cúbicos, cuatro bombas, una capacidad de bombeo de 12.250 metros cúbicos por hora, separación de sólidos, pozos y un potente grupo electrógeno.

El alcalde, Antoni Noguera, ha recordado que desde 2010 no se habían hecho inversiones con el dinero que los contribuyentes pagan como "canon de saneamiento".

"Encima, hemos tenido que soportar la demagogia del PP cuando hemos cerrado las playas por seguridad", se ha quejado Noguera, para quien se empieza a materializar "un proyecto histórico".