Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Que tuvo lugar en Palmanova

Se cumplen 10 años del asesinato de Diego Salvá y Carlos Sáenz de Tejada, el último atentado mortal de ETA

El 30 de julio de 2009, una bomba lapa colocada en los bajos de un coche patrulla de la Guardia Civil explotó en el cuartel de Palmanova (Mallorca), atentado en el que murieron Carlos Sáenz de Tejada -de 28 años- y Diego Salvá -de 27-.

ondacero.es | Europa Press

Tras la polémica por los homenajes a dos etarras en el País Vasco el fin de semana, este martes se cumplen diez años del último asesinato de ETA.

El atentado se produjo el 30 de julio de 2009 en el cuartel de Palmanova (Mallorca). Los terroristas colocaron una bomba lapa en los bajos de un coche patrulla que estalló asesinando a los dos guardias civiles de 27 y 28 años. Fue el segundo atentado perpetrado por ETA en menos de 24 horas: el día anterior, había explotado una furgoneta bomba frente a una casa cuartel de la Guardia Civil en Burgos.

El vehículo del atentado en Palmanova, un Nissan Patrol, estaba aparcado en la calle. La explosión de la bomba lapa, adosada a los bajos del todoterreno, se produjo a las 13.50 horas.

Tras la explosión, se cortaron todos los accesos a Palmanova y las autoridades iniciaron en las Islas la 'operación Jaula'. Se cerraron el aeropuerto de Palma y todos los puertos de las Islas con el objetivo de impedir la salida de los terroristas

En otro vehículo, un perro de la Guardia Civil encontró una segunda bomba-lapa, asida con bridas a los bajos del coche, que fue detonada de forma controlada por los artificieros del Gedex. Tenía un temporizador preparado para activarse a partir de una determinada hora de la mañana del jueves, lo que alejaba la hipótesis de que los terroristas hubieran accionado la bomba con un mando a distancia, y abría la posibilidad de que ya hubieran abandonado la isla cuando explotó la bomba que mató a los dos guardias civiles.

Las últimas víctimas de ETA en España

Carlos Sáenz de Tejada, de 28 años, era de Burgos, y Diego Salvá, de 27, era natural de Pamplona, pero residía en Palma desde hacía años. Unos meses antes del atentado, Diego Salvá había estado ingresado en la UCI por un grave accidente de tráfico. El día del atentado era el primer día de su reincorporación al cuerpo.

Hasta julio de 2009, ETA nunca había conseguido matar en Baleares, lugar donde, además, había intentado atentar en dos ocasiones contra el Rey. Diego Salvá y Carlos Saenz de Tejada fueron las últimas víctimas mortales de ETA en España. Todavía se desconoce el nombre de los autores del atentado.

Acto en Calviá

Mallorca honra a los agentes con una ofrenda floral en el lugar donde estalló el coche patrulla y una misa por la tarde en la Catedral.

El exdirector general de la Guardia Civil y la Policía Nacional -y actual miembro de la Ejecutiva de Ciudadanos- Joan Mesquidá, ha pedido reformar la legislación para prohibir los homenajes a terroristas.

"Se han producido 177 actos de enaltecimiento del terrorismo bajo el mandato de Pedro Sánchez. No se puede estar mirando hacia otro lado", ha dicho.