Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LOS AGENTES MANTIENEN RODEADA LA SUCURSAL

Muere el atracador de Cangas de Onís que se pegó un tiro

El atracador de la sucursal bancaria de Cangas de Onís que se pegó un tiro después de dejar en libertad a los tres rehenes ha muerto, han informado a Efe fuentes de la investigación.

EFE | Madrid | 31/10/2017

Tiroteo en el centro de Cangas de Onís por un atraco a una sucursal bancaria

Tiroteo en el centro de Cangas de Onís por un atraco a una sucursal bancaria / Guardia Civil

El atracador, J.C.S.G., nacido en Miranda de Ebro (Burgos) en 1957, se pegó un tiro poco después de dejar en libertad a los tres rehenes que permanecían retenidos en el interior desde primera hora de la mañana, dos empleadas y un cliente. El otro de los atracadores, identificado como J.M.S.V., y también nacido en la localidad burgalesa en 1974, había sido ya detenido por la agentes cuando trataba de abandonar la sucursal, en un tiroteo en el que ha resultado herido de bala en un brazo un guardia civil.

Los hechos se han producido poco después de las 9:00 horas en una sucursal bancaria de Liberbank situada en la avenida de Covadonga, en pleno centro de la capital canguesa. Ha sido una mujer que se disponía a entrar en la sucursal poco después que los atracadores la que ha dado el aviso al 112 al percatarse de la situación. Testigos presenciales han explicado a Efe que los dos atracadores han salido de la oficina bancaria y uno de ellos ha comenzado a disparar contra los agentes desplazados al lugar.

Los guardias civiles han respondido con varios disparos y han logrado arrestar a uno de ellos, mientras que el otro logró atrincherarse en el interior de la oficina. Los agentes le facilitaron un teléfono móvil para ponerle en contacto con un negociador que le convenció de que dejara el libertad a los tres rehenes, y después se pegó un tiro que le provocó heridas que finalmente acabaron con su vida, han apuntado las fuentes de la Guardia Civil.