Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

señala que "debemos abordar las condiciones de nuestra convivencia"

El alcalde de Zaragoza subraya que la ciudad "quiere una Academia Militar no militarista"

Pedro Santisteve, alcalde de Zaragoga, ha subrayado que la capital aragonesa está comprometida con la paz, por lo que "desea unas fuerzas armadas también comprometidas con la paz", y ha enfatizado que la ciudad "quiere una Academia Militar no militarista".

EP | Madrid | 25/01/2017

Pedro Santisteve

Pedro Santisteve / EFE

Santisteve ha precisado, durante el acto de presentación de celebración del 90º aniversario de la Academia General Militar (AGM), que "hay que distinguir entre los militares profesionales y el militarismo como ideología que prioriza la agenda militar por encima de todas las demás".

El alcalde ha explicado que el militar es un "profesional vocacional al servicio del bien común y de la justicia social integrado en sistema de seguridad humana, que abarca todos los órdenes de la vida", entre los que ha citado el respeto a los derechos humanos, la dignidad, la libertad y el bienestar. En su intervención, Santisteve ha dicho que "estamos seguros de que la Academia General Militar actual tiende a educar a sus militares, a ser esos profesionales a los que nos hemos referido, y no a ser militaristas".

En su discurso, el alcalde ha recordado que Zaragoza es, además, una ciudad que aporta al sistema de defensa español diversas bases, instalaciones militares y polígonos de tiro, "lo que de algún modo condicionarían la seguridad de sus habitantes en caso de conflicto armado, generando importantes servidumbres para la misma".

En este sentido, ha señalado que "como parte del territorio de la ciudad debemos abordar las condiciones de nuestra convivencia", y ha precisado que este asunto "debería ser objeto de un dialogo permanente entre el Ministerio de Defensa y este Ayuntamiento con vistas a su paulatina reducción". Según el alcalde, los zaragozanos "son conocedores de estos posibles riesgos, con la esperanza de que algún día desaparezcan porque se haya instalado una verdadera cultura de paz, que debe ser fomentada desde todas las instituciones del Estado", ha recalcado.

Asimismo ha dado la enhorabuena a la Academia y los militares responsables de la misma y al resto de las Fuerzas Armadas españolas, y al mismo tiempo les ha instado a "continuar por el camino de una enseñanza que inculque los valores de servicio a la paz en España y en el mundo".

Pedro Santisteve también ha tenido palabras de recuerdo a los caídos en actos de servicio, cuando ha señalado que son muchos los zaragozanos que pertenecen a las Fuerzas Armadas, y "algunos de ellos han pagado con su vida realizando las misiones que se les han encomendado, como ha sido el caso de los fallecidos en la tragedia del Yak-42 cuando volvían de una misión exterior". El alcalde ha querido trasmitir un "emocionado recuerdo" y "el pésame y solidaridad a las familias de las víctimas de esa tragedia y a todos aquellos y aquellas que han dado su vida en acto de servicio".

Santisteve ha destacado que Zaragoza ha convivido con la Academia General Militar desde su fundación; se trata de una institución militar que forma parte de la ciudad y los militares que en ella se forman y trabajan, junto con sus familias, se integran con el resto de los ciudadanos. En este sentido ha apostillado que los militares en general y, en particular los de la Academia General Militar, "gozan del respeto de los zaragozanos".

Tras agregar que la historia de la Academia es también la historia de Zaragoza, de Aragón y de España, el alcalde ha apuntado que "también la institución militar se ve afectada por los problemas que afectan a este país: corrupción, falta de transparencia, violencia de genero, mobbing laboral". Para el alcalde, es "evidente" que al igual que el país, la institución militar tiene una "gran responsabilidad para afrontar este reto y como toda institución democrática del siglo XXI debe incorporar mecanismos de transparencia y lucha contra la corrupción".

De estos 90 años de historia de la AGM, el alcalde ha significado dos acontecimientos del ámbito de la enseñanza militar. Uno ha sido la "necesaria adaptación" de los militares al sistema democrático, para lo cual es clave, la orientación a este fin de la Academia General Militar; y el segundo atañe a la preparación las Fuerzas Armadas españolas para las misiones de paz internacionales, también consecuencia de las enseñanzas de esta Academia".

"La Academia Militar de Zaragoza debe educar a sus militares para servir a todos los españoles dentro de las leyes emanadas por el Parlamento y de acuerdo con la legalidad vigente, las leyes internacionales y los derechos humanos. Los valores constitucionales y la legislación internacional de los derechos humanos", ha remarcado el alcalde.

Antes de concluir ha referido que la Academia forma a sus cadetes para actuar en situaciones límites de riesgo, lo que "también es compatible" con la educación para la paz.

Por su parte, el general director de la AGM, Luis Lanchares, ha subrayado que "Zaragoza acogió de maravilla y desde el primer momento" a la Academia y ha considerado para que en la actualidad "hay un fuerte e intenso vínculo con la ciudad".

Lanchares ha avanzado que entre los objetivos de la AGM figura el de darse a conocer "más si cabe, entre la ciudadanía" para lo que se ha ideado un programa de actividades a lo largo de este año. Ha confiado en que sean del agrado de los ciudadanos y permitan "estrechar vínculos y tener un mayor conocimiento de la institución entre la ciudadanía".